Catorce conciertos componen este año el programa Música para un tiempo de oración, el ciclo que organiza el Ayuntamiento de Pamplona en torno a la Semana Santa y que este año se celebrará entre los días 21 de marzo y 2 de abril. Los recitales tendrán como escenario diversas iglesias de la ciudad y la entrada a casi todos ellos es libre, aunque en los que se lleven a cabo en la Catedral de Santa María y en Carmelitas Descalzos será necesario retirar invitaciones desde una hora antes del comienzo.

El programa incluye, asimismo, tres charlas en Civivox Iturrama y Condestable que versarán, entre otros aspectos, sobre la fotografía y el cine de Semana Santa, mientras que la Catedral acogerá la celebración del Septenario de la Soledad, con otros siete conciertos a cargo de formaciones musicales locales. Alonso ha valorado que se trata de “un programa de calidad con notas novedosas” que “hará de Pamplona una ciudad viva y atractiva para los visitantes”.

El ciclo lo abrirán el sábado  21 a las 20 horas el Grupo Instrumental y la Coral San José Abesbatza. Bajo la dirección de Carlos Etxeberria, interpretarán De las sombras a la luz, un conjunto de obras del compositor Karl Jenkins. El recital tendrá lugar en la iglesia Nuestra Señora del Pilar de Echavacoiz.

El domingo 22 será el turno del grupo Strenia Ensemble, que protagonizará el concierto Cantos y brisas en la iglesia de San Saturnino a partir también de las 20 horas.

El lunes 23, la iglesia de San Antonio (PP Capuchinos) acogerá al Foro Navarro de la Música y las Artes Escénicas dirigido por José Antonio Hoyos. Su propuesta, titulada Libera me, Domine, estará centrada en la música religiosa de comienzos del siglo XX, e incluirá las obras Missa pro Defunctis para cuatro voces y orquesta u órgano de Francisco Carrascón y Messa da Réquiem para tres voces graves con acompañamiento de órgano de Lorenzo Perosi. La cita, a las 20 horas.

La programación continuará el martes 24 a las 20 horas en la iglesia de San Saturnino, donde la formación Nueva Babel interpretará En el cruce de caminos.

El miércoles 25, al Coro de Cámara Aizaga protagonizará el concierto Polifonía rusa para Cuaresma y Pascua en la iglesia de San Nicolás, también a las 20 horas. Dirigido por Tetyana Polishchuk, el coro presentará una docena de temas pertenecientes a la liturgia ortodoxa del periodo cuaresmal fundamentalmente del siglo XIX.

La Coral de Cámara de Navarra ofrecerá el jueves 26 Padre Donostia: Missa pro defunctis, bajo la dirección de David Guindano. El concierto se celebrará en la iglesia de los Carmelitas Descalzos a las 20 horas y la obra elegida es una glosa libre de la melodía gregoriana Missa pro defunctis a cuatro voces de soprano, alto, tenor y bajo con órgano obligado, compuesta por Donostia en 1945.

El viernes 27 compartirán escenario el Coro Juvenil del Orfeón Pamplonés y Sinfonietta Académica. Dirigidos por Caroline Collier, interpretarán Adioses, un concierto en el que sonará la Sinfonía nº 45 de Haydn, El oboe de Gabriel de Morricone y la cantata Despertad, nos llama la voz de Bach. El recital tendrá lugar en la iglesia de los Carmelitas Descalzos a las 20 horas.

La iglesia de la Asunción acogerá el siguiente concierto el sábado 28, que correrá a cargo de la Coral Barañáin y la Schola Gregoriana Gaudeamus dirigidas por Pello Huici. Ambas formaciones presentarán el Réquiem del compositor francés Maurice Duruflé en su versión para órgano y coro con mezzo-soprano, barítono y violonchelo de solistas. La cita será nuevamente a las 20 horas.

A la misma hora, la Banda Municipal La Pamplonesa ofrecerá un concierto titulado Marchas procesionales en el Teatro Gayarre, que se repetirá al día siguiente, domingo 29 de marzo, a las 19 horas. El recital incluirá una selección de marchas de procesión, fúnebres y lentas, que La Pamplonesa interpreta todos los años durante el traslado de la Dolorosa y la procesión de Viernes Santo. Las entradas para cualquiera de las dos funciones pueden adquirirse ya al precio de 10 euros en taquilla o en www.teatrogayarre.com.

El lunes 30 la oferta de música sacra se traslada a la Catedral de Santa María, donde la Capilla de Música de la propia seo interpretará a partir de las 20 horas El Réquiem: siglos XVIII y XX, acompañada por la orquesta de profesores y el coro y conjunto instrumental del Conservatorio Superior de Música de Navarra. Se trata de una selección de cuatro réquiem de los compositores Miguel Valls, Maurice Duruflé, John Rutter y Zbigniew Preisner.

Los dos siguientes conciertos también tendrán como escenario la Catedral. El martes 31, la Coral de Cámara de Pamplona y Ensemble La Chimera, dirigidos por David Gálvez y Eduardo Egüez, presentarán Misa de indios.

El miércoles 1 de abril, la Federación de Coros de Navarra propone el Gran Miserere de Hilarión Eslava, una de las obras cumbre del compositor burladés. Compuesta hacia 1835, esta obra consta de 12 números y su interpretación constituye una de las grandes tradiciones de la cuaresma sevillana. Los dos conciertos comenzarán a las 20 horas.

El último concierto de esta programación en torno a la Semana Santa se celebrará el 2 de abril, día de Jueves Santo, a las 12.30 horas, en la iglesia de San Ignacio (PP Redentoristas), y estará protagonizado por la Coral Liguori y Camerata de Cuerda. Bajo el título Quod est super omne nomen y dirigido por Jesús María Olite, incluye piezas de diversos autores para concluir con la Missa in C major de Mozart, conocida por el sobrenombre de Los gorriones por los efectos sonoros de los violines en el Sanctus.