El Gran Circo Chino, supongo que el mismo que actuó en 2005 en el Plan Sur, retorna a la capital navarra con un nuevo espectáculo, ¡Piratas, Piratas!, que desafía las leyes de la gravedad de la mano de sesenta artistas dispuestos a encontrar el punto de equilibrio entre la emoción y el peligro.

La cita será múltiple, con catorce funciones programadas entre el 10 y el 20 de enero, en una carpa que se instalará en Trinitarios con capacidad para 1.400 personas cada día.

Las entradas ya están a la venta, con precios que oscilan entre los 45 y los 15 euros, en la página www.servicaixa.com , el teléfono 902 332211 y las taquillas a partir del 8 de enero. Las entradas se pueden comprar ya a través de www.servicaixa.com; el teléfono 902 332211, y las taquillas. Se han establecido descuentos de 5 euros para menores de 14 años (los menores de 4 años no pagan, no ocupan asiento), mayores de 65 años, titulares de la tarjeta joven y discapacitados en silla de ruedas.

Producido por la empresa Stardust Circus Internacional en su gira por Europa, el montaje se estrenó en el Teatro Real Carré de Amsterdam el pasado 21 de julio y seguirá de gira hasta julio de 2008, cuando estos jóvenes acróbatas de entre 16 y 22 años regresarán a China. Se trata del mundo de los piratas y la mar, temática muy de moda gracias a las aventuras cinematográficas de Jack Sparrow, y muy relacionada con el circo, “ya que éste es un arte sin fronteras en el que siempre se intenta ir un poco más allá”, añade Pascual, y cita al director del espectáculo, Fran Van Laecke: “Su trabajo es, como la vida de los piratas, un viaje de descubrimientos lleno de aventuras donde la emoción se funde con la belleza”.

La novedad de este montaje reside, asimismo, en la incorporación de nuevas técnicas coreográficas que se suman a las deslumbrantes acrobacias que estos auténticos atletas de élite aprenden desde los 8 años en las exigentes escuelas de circo del país asiático. Se trata del jumping, un vistoso estilo de baile muy extendido entre la juventud de Bélgica y Holanda, país, este último, del que proceden van Laecke, el coreógrafo Martin Michel, el escenógrafo y diseñador de vestuario Jan Aarntzen y el iluminador Marc Heinz. Y es que, en ¡Piratas, Piratas!, todos los detalles son importantes, desde los milimétricos números de cabriolas y piruetas hasta los decorados, con barco pirata incluido, y el vestuario, donde no faltan las aterradoras banderas piratas y la indumentaria tan típica de estos temibles personajes de la mar.

El espectáculo se divide en dos partes, con 6 números en la primera mitad, un intermedio, y otras 9 escenas en la segunda.