El comité organizador de los Premios Max de las Artes Escénicas ha dado a conocer el Premio Max de Honor 2015, que ha sido otorgado por unanimidad a la intérprete y directora Rosa Maria Sardà por ser una figura clave en la historia de las Artes Escénicas. La actriz catalana recibirá el galardón el próximo 18 de mayo dentro de la ceremonia de entrega de la XVIII edición de los Premios Max de las Artes Escénicas que organiza la Fundación SGAE y que se celebrará en la Sala B.A.R.T.S (Barcelona Arts on Stage).

Rosa Maria Sardà ha declarado que “recibir un galardón es un acto de alegría, agradecimiento y satisfacción, pero siempre es injusto para el que no lo recibe”. La intérprete ha añadido que “en este caso me lo dan los compañeros. Eso es lo que más valoro, es conmovedor y estoy muy agradecida”.

Rosa Maria Sardà nació en Barcelona el 30 de julio de 1941. Una actriz vocacional y autodidacta que con veinticuatro años decidió no volver a bajarse de un escenario tras debutar en la obra Cena de matrimonios, de Alfonso Paso. Así, siempre con un pie firme en las tablas y con el otro explorando territorios nuevos, Sardà ha hilvanado una polifacética carrera como actriz de teatro, televisión y cine y directora.

El director Ventura Pons le dio su primer papel protagonista con Knack en 1969 y, desde ese momento, se consagró como una actriz de prestigio en los teatros de Barcelona y Madrid. En su ciudad natal protagonizó Sopa de pollastre amb oli y Rosa i Maria y, en Madrid, interpretó importantes papeles en las obras Esperando a Godot, de Samuel Becket, y Madre Coraje y sus hijos, de Bertold Brecht. A lo largo de su carrera ha trabajado con autores y directores como Terenci Moix, Josep Maria Benet i Jornet, Lluís Pasqual, Adolfo Marsillach, Josep Maria de Sagarra y Mario Gas, entre otros.

Aunque empezó como una actriz cómica en numerosos espectáculos de La Trinca en los años 70, Rosa Maria Sardà ha sabido cruzar la frontera e interpretar papeles de corte dramático, como en Wit, obra por la que obtuvo el Premio Max a la Mejor Actriz Protagonista, el Fotogramas de Plata y el Premio Ercilla de Teatro; o el personaje de Poncia en La casa de Bernarda Alba, por el que fue candidata al Max a la Mejor Actriz Principal y ganó el Premio de la Unión de Actores.

En la década de los 80 saltó al celuloide bajo la batuta de Fernando Trueba, Fernando Colomo, Ventura Pons o Pedro Almodóvar. Su larga carrera cinematográfica ha sido reconocida con numerosos premios entre los que destacan dos Goya como Mejor Actriz de Reparto por Sin vergüenza de Joaquín Oristrell y ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? de Manuel Gómez Pereira, y la Medalla de Oro de la Academia de Cine.

En televisión también ha tenido un enorme éxito como presentadora desde sus comienzos en Festa amb Rosa Maria Sardà y Las noches de la tía Rosa, hasta Vídeos de primera y Ahí te quiero ver (Premio a la Mejor Presentadora del Año). Su buen hacer como maestra de ceremonias se ha podido constatar, igualmente, en las galas de los Premios Goya de 1994, 1998 y 2002. Otros galardones que la actriz ha recibido a lo largo de su carrera han sido el Premio Cruz de San Jorge, Premio Honorífico de la Butaca de Teatro de Cataluña, Premio Actúa de AISGE, Premio de Honor Zinegoak y la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes.

Actriz, humorista, presentadora y directora que, habiendo tocado todos los palos a lo largo de su trayectoria, ha profesado un profundo amor por la escena, en la que se ha volcado recientemente. Prueba de ello son sus trabajos en Love for Shakespeare, de Lluís Pasqual; El caballero de Olmedo, de Lope de Vega; Dubte, de John Patrick Shanley o Sagarra dit per Rosa Maria Sardà, de Carme Canè.

Anteriores premiados. En los años anteriores el galardón ha recaído en María de Ávila (2014); Ana Diosdado (2013); Julia Gutiérrez Caba (2012); José Monleón (2011); Josep Maria Benet i Jornet (2010); Miguel Narros (2009); Víctor Ullate (2008); Fernando Arrabal (2007); Pilar López (2006); José Rodríguez Méndez (2005); Francisco Nieva (2004); Alfonso Sastre (2003); José Tamayo (2002); Antonio Gala (2001); Adolfo Marsillach (2000); Antonio Buero Vallejo (1999) y el Teatro de la Zarzuela (1998).

Tres premios especiales. Además de las 22 candidaturas a concurso a los Premios Max de las Artes Escénicas, el comité organizador concede 3 premios especiales: Honor, Contribución a las Artes Escénicas y Aficionado. Organizados por la Fundación SGAE desde 1998, los Premios Max, cuyo galardón está diseñado por el poeta y artista plástico Joan Brossa (Barcelona-1919/1999), impulsor de uno de los colectivos renovadores del arte español de posguerra, se han consolidado a lo largo de estos años como el reconocimiento más amplio en el ámbito de las Artes Escénicas en el Estado español.