Burlada acoge este viernes a las 20.00 horas el estreno de Yo, un montaje de la compañía navarra de danza contemporánea Tempomobile y la formación musical de jazz Mikel Gaztelurrutia Trío que ahonda en la adolescencia.

Becky Siegel es la directora y coreógrafa del espectáculo. Bailan Andrés Berraza, Diana Casas, Josune Castellot y Julio César Terrazas. Los músicos Héctor Rojo y Miguel Ángel Benito tocarán el contrabajo y la batería, respectivamente, dirigidos por Mikel Gaztelurrutia al piano.

La entrada cuesta 6 euros.

La propuesta, que tiene una duración de 70 minutos con descanso, se presenta al público en el marco de una iniciativa coproducida por los ayuntamientos de Burlada, Ansoáin, Noáin y Zizur Mayor, y el Auditorio Barañáin, con el fin de apoyar las producciones de danza navarras. En todas estas localidades se podrá disfrutar del espectáculo.

Yo es fruto de un largo periodo de investigación en torno a las emociones y los sentimientos propios de la adolescencia. Desde la rabia, la timidez, la chulería o la sensualidad hasta la serenidad. Así, en progresión, Yo explora a un ritmo trepidante en lo que dicho periodo vital tiene “de búsqueda de la identidad, de necesidad de escapar, de pelea individual contra nuestros demonios interiores, de lucha por encontrar la verdad de cada uno. Cuestiones que nos tocan a todos, aunque en particular a la gente joven”, explica Becky Siegel, coreógrafa y directora artística del montaje.

Con música original, compuesta por el pianista navarro Mikel Gaztelurrutia e interpretada en directo por su trío, la obra empuja los límites de la relación entre la danza y la música, en un proceso en el que desempeña un papel importante la improvisación, la búsqueda hacia adentro. “Trabajamos a partir de música escrita para ser improvisada, lo que ha sido un reto para los bailarines, porque la música sonará diferente en cada función del espectáculo”, apunta Siegel, quien define la composición creada expresamente para la obra por Gaztelurrutia como “muy rica en matices, dinámica, rítmica, y a la vez que compleja también melódica, escuchable”.

La directora de Tempomobile asegura que nunca se ha sentido tan libre como en este montaje a la hora de coreografiar una música. Y la conexión es mutua, porque Mikel Gaztelurrutia asegura haberse sentido “muy cómodo y totalmente libre” en el proyecto, que supone su primera incursión como compositor en el terreno de la danza. Del resultado comenta que “es una música que ha tomado mucho de la rítmica, de los cambios de compás”, y que se ha inspirado en gran parte “de los momentos en que veía ensayar a los bailarines y, mirándolos, me daba cuenta de que también ellos hacían música con su cuerpo”.

Esa interacción y ese entendimiento entre músicos y bailarines hace que sobren las palabras. “Hemos querido contar algo pero sin palabras. A veces éstas delimitan mucho las cosas, y aquí cada uno va a sentir su propia catarsis, sus propias vivencias”, cuenta Gaztelurrutia.

La obra se representará también en institutos de Burlada y Zizur Mayor. Con el apoyo que brindan a la difusión de esta propuesta “valiente y necesaria” los ayuntamientos de dichas localidades, junto con los de Ansoáin y Noáin y el Auditorio Barañáin, se pretende “sumar y optimizar recursos económicos y creativos en el ámbito de las artes escénicas para hacer de la danza un hecho más cotidiano y para promover en Navarra un entorno propicio para su desarrollo”, señaló ayer Sonia Ezquerrena, coordinadora-gerente de Cultura del Ayuntamiento de Burlada.

Los coproductores de esta iniciativa destacan el enorme trabajo que supone una producción de danza, tanto en lo creativo como en lo económico, y subrayan en este sentido la necesidad de apoyo que tiene hoy este arte, que con mucha suerte recibe alguna subvención. “Pero una compañía necesita más que una subvención puntual, necesita vida posterior, contrataciones”, apuntan. De momento, Tempomobile tiene aseguradas con su nuevo montaje cinco funciones, y a sus creadores les gustaría llegar a las 40 que tuvo Inventana, de la misma compañía.

MÁS ACTUACIONES.

El viernes 5 de noviembre acudirán a la Casa de Cultura de Zizur Mayor.

El sábado 13 al Auditorio de Barañáin.

El 4 de febrero bailarán en la Casa de Cultura de Noáin.

El 11 de febrero lo harán en el teatro de Ansoáin.