La autora teatral Lluisa Cunillé ha sido galardonada con el Premio Nacional de Literatura en la modalidad de Literatura Dramática por su obra Aquel aire infinito, escrita en 2002 y estrenada en 2003 pero publicada el año pasado. “Estoy muy contenta, aunque no sé si ésta es la obra más significativa de mi producción”, declaró nada más conocer la decisión del Ministerio de Cultura, que dota este premio con 20.000 euros.

Cunillé (Badalona, 1961) explica que Aquel aire infinito trata de un Ulises contempráneo frente a los mitos de Electra, Fedra, Medea y Antígona para tratar de asuntos “muy actuales”. A pesar del tiempo transcurrido, la autora, que ha escrito tanto en catalán como en castellano, cree que la trama de su obra y lo que denuncia “siguen estando de actualidad”.

Cunillé, que ganó su primer premio, el Calderón de la Barca, en 1992 con Rodeo, prepara el estreno en diciembre en la Sala Beckett de Barcelona, precisamente en la que empezó su relación con el teatro, en los talleres de Sinistierra, de la obra El alma se serena, “sobre la realidad” del barrio del Cabañal de Valencia

Desconocida para el gran público pero admirada en el mundo teatral, donde se distingue por su pertinaz silencio, alejamiento de la mundanal vida teatral y su alergia a las entrevistas, es autora de una inquietante obra. Se formó en los seminarios-taller de dramaturgia impartidos por Sanchis Sinisterra en Barcelona y escribe ajena a modas o imperativos comerciales, lo que le ha creado la fama de autora de culto. A través de unos personajes de rica vida interior en los que afloran múltiples sensibilidades y unos diálogos en los que conversan diferentes soledades, Cunillé muestra al sobrecogido espectador que la realidad es mucho más ambigua, compleja y contradictoria de lo que parece.

La galardonada escribe muchas de sus obras en castellano y catalán, entre ellas destacan Berna (1991), accésit del Premio Ignasi Iglesias; Molt novembre (1993); Libración (1994); La festa (1993); Accident (1995); Vacants (1996); Dotze treballs (1997); La cita (1999); Passatge Gutenberg (2000); El gat negre (2001).

Su teatro ha triunfado especialmente en las últimas temporadas cuando se han puesto en escena varias de sus obras, como Barcelona, mapa de sombras o Après moi, le déluge, texto por el que recibió en 2007 el Premi Nacional de Teatre de la Generalitat de Cataluña. En ambos casos, fueron montajes del Teatro Nacional de Cataluña y del Centro Dramático Nacional. Cunillé montó junto al actor y director Paco Zarzoso la compañía Hongaresa de Teatre, en Valencia, y con ese equipo creativo estrena sus textos.

El Jurado ha estado formado por José Luis Borau, por la Real Academia Española; Rosario Álvarez Blanco, por la Real Academia Gallega; Arantza Urretabizkaia, por la Real Academia de la Lengua Vasca; Francesc Massip, por el Instituto de Estudios Catalanes; Emilio de Miguel, por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas; Domingo Miras, por la Asociación Colegial de Escritores; Pilar Castro, por la Asociación Española de Críticos Literarios; Miguel Ángel Blanco Martín, por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España; Natalia Menéndez, por la ministra de Cultura; y Paco Bezerra, autor galardonado en el año 2009. Actuó como presidente el director general del Libro, Archivos y Bibliotecas, Rogelio Blanco, y como vicepresidenta, la subdirectora general de Promoción del Libro, la Lectura y las Letras Españolas, Mónica Fernández.