Josep María Benet i Jornet (Barcelona, 1940) ha sido galardonado por la SGAE con el Premio Max de Honor 2010.

El premiado aseguró ayer que el teatro “está en una estupendísima crisis”. “Vivimos el mejor momento de nuestra historia”, dijo. El dramaturgo se mostró gratamente “sorprendido” por este galardón. “Además en Madrid a mí nadie me conoce”, confesó humildemente.

Benet i Jornet, superviviente del movimiento de Teatro Independiente de la década de 1960 y 1970 dado a conocer en torno al premio Josep Maria de Sagarra, calificó aquella etapa de “durísima” para los autores teatrales. “La censura creaba muchos problemas y teníamos que luchar contra el franquismo de un modo u otro, haciendo trampa, como fuera”. En aquellos años en Barcelona el teatro “se moría” y las salas “se cerraban”. “Entonces el Teatro Independiente asomó la cabeza y luchó en espacios marginales por hacer un teatro diferente”, recordó añadiendo que en aquella época directores y actores estaban considerados, pero los autores “no estaban admitidos”. Benet i Jornet señaló que por todo esto, “muchos abandonaron”. Pero él siguió adelante y en su vida el teatro es hoy “una obsesión”.

Popular en los últimos años por ser el co-director de guionistas de la exitosa serie de TVE Amar en tiempos revueltos, el barcelonés tiene más de 40 obras publicadas. Se da a conocer con Una vella, coneguda olor (1964), obra que había recibido el Premi Josep Maria de Sagarra en 1963, y en 1970 publica conjuntamente Fantasia per a un auxiliar administratiu y Cançons perdudes.

Su teatro realista sigue con Berenàveu a les fosques (1972) y Quan la ràdio parlava de Franco (1979) y con Revolta de bruixes (1977) adquiere un tono simbólico. También ha cultivado el teatro infantil: Supertot (1975), Helena a l’illa del baró Zodíac (1975) o El somni de Bagdad (1977), entre otras.

En 1989 estrena Ai, carai! en el Teatre Lliure, y Desig, en 1991, en el Centre Dramàtic de la Generalitat. Recibe el Premio Nacional de Literatura en la modalidad de Literatura Dramática, en 1995 por Morir, estrenada en el Teatre Lliure (1994) y llevada al cine por Ventura Pons (1996).

Sus últimas obras estrenadas han sido Olors, dirigida per Mario Gas (2000), Això, a un fill, no se li fa (2002), L’habitació del nen (Teatre Lliure, 2003), también llevada al cine, y Salamandra (2005). Además, es guionista de las primeras telenovelas producidas por Televisió de Catalunya.