Una nueva compañía y productora de teatro navarra se presenta ante el público el próximo viernes 19 de diciembre, Paniko Esceniko, aunque sus integrantes son muy conocidos en los escenarios navarros: el director Javier del Cura y los actores Isabel Azpiroz, Eduardo Soler, Javier Esteban y Félix Ansorena, cuya vis cómica han desarrollado en grupos como El Lebrel Blanco, Hitz Anaitasuna, Amadís de Gaula o Glu Glu.

Su primera obra es En busca de la neurona perdida, trabajo colectivo a partir de un guión original de isabel Azpiroz, y se podrá ver el viernes 19 de diciembre, a las 22.00 horas, en el teatro municipal de Ansoáin, con entradas a 5 euros (www.entradas.com).

“Llevamos toda la vida haciendo teatro en Pamplona”, cuenta Azpiroz y son “cinco amigos de toda la vida” que se conocen muy bien, sobre las tablas y fuera de ellas. De ahí que, tras coincidir trabajando en la obra Busco novio formal que marido ya tuve, de la que es autora Isabel Azpiroz, hayan decidido unirse en una productora propia.

“El principal motivo de autofinanciarnos es reducir gastos”, dice Javier del Cura. Aunque matiza que no han tomado la decisión de autoproducir sus propios montajes pensando en la crisis que, se supone, nos viene encima. “Es más un tema de filosofía. La productora se monta para ganar dinero, pero no es nuestro caso porque esa necesidad ya la tenemos cubierta, tenemos nuestos trabajos y eso hace que nuestra visión del teatro sea diferente: nos compensa mucho más pasárnoslo bien, no tener movidas, estar a gusto ensayando, creando cosas y ofreciéndole a la gente lo que demanda, que entrar en la dinámica de ganar y ganar dinero”, cuenta el director de la compañía.

Tras más de 50 actuaciones con Busco novio formal que marido ya tuve, decidieron centrar Paniko Esceniko con un fin claro: “Divertir, hacer reír, algo hoy en día muy necesario y que vemos que la gente demanda; lo que quiere es pasar un rato entretenido, evadirse y desinhibirse”, cuenta Del Cura. “Al final, en las obras nos reímos del mundo, de las cosas que nos pasan todos los días, de lo que nos preocupa, como la crisis, y eso hace que el público se sienta identificado con este tipo de obras”, sostiene. Además, dice, “la comedia de este tipo, localista y cercana, con un lenguaje familiar, tiene el valor de que atrae al teatro a gente que a lo mejor nunca antes ha ido, o que no está acostumbrada a ir”.

El nuevo proyecto de Paniko Esceniko es En busca de la neurona perdida. “Vamos a infiltrar a una periodista en el cerebro de un hombre. No sabemos lo que se va a encontrar, pero vamos a intentar responder a esa pregunta que nos hacemos las mujeres: ¿qué está pasando en la cabeza de los hombres para que funcionen así, desde Adán y Eva hasta nuestros días?”, cuenta Isabel Azpiroz, que encarna en la obra a dicha periodista, encargada de hacer un cásting a los candidatos hombres.

Un singular desfile por el que pasarán “Marco el del mono Amedio, que a sus 54 años sigue buscando a su madre; los creadores de la Loca-cola, los Reyes Magos, un bebé súper hormonado, un poeta malísimo de los deCon diez cañones por banda.. ., un zanpanzar y más personajes cómicos y elementos distorsionadores”, adelantan Del Cura y Azpiroz.

En busca de la neurona perdida contará con una segunda parte, que ya tiene texto escrito por Galder Perez y que Paniko Esceniko espera estrenar el año que viene. “Mientras que en la primera lo que se cuenta al público es el proceso del cásting para elegir al hombre en el que me infiltraré, la segunda parte contará mi estancia en el cerebro, todo lo que voy descubriendo una vez que estoy dentro…”, dice la actriz Isabel Azpiroz.