La cantante malagueña Pasión Vega presenta en el Teatro Gayarre su nuevo trabajo discográfico que ya es Disco de Oro. El escenario del Teatro Gayarre va a acoger el martes 1 de mayo, dentro de la programación del FESTIVAL TEATRO GAYARRE; Otras miradas, otras escenas, un concierto de la cantante Pasión Vega en el que presentará su nuevo trabajo discográfico, La reina del Pay-Pay, que ya se ha convertido en Disco de Oro. El disco hace referencia a la cultura musical en los teatros y cabarés, un trabajo cargado de aires mediterráneos en el que entremezclan ritmos de jazz o swing propios de aquellos años en los que el Pay-Pay abría sus puertas todos los días.
El otoño pasado, Pasión Vega presentó La Reina del Pay-Pay, un álbum de raíces, con claro sabor mediterráneo que, ambientado en la década de 1930 y con una instrumentación exquisita, se adentra y explora otras sonoridades como el jazz.
Pasión Vega tiene la voz de seda. Natural y delicada. Resistente y suave. Dúctil y con un vuelo que permite bordar cualquier estilo, cualquier canción. “Para mí, la voz de Pasión es una de las mejores voces femeninas que he escuchado en mi vida. Desde las grandes divas del jazz hasta las copleras españolas pasando por la balada americana”, afirmó Antonio Banderas, que colaboró en la grabación de la canción Soñando contigo.
La Reina del Pay-Pay es una nueva demostración de la voz de Pasión Vega a lo largo de una serie de canciones compuestas por Jesús Bienvenido, Rafael Pérez Botija, Javier Ruibal y José Luis Perales, entre otros autores.
La Reina del Pay-Pay es el quinto álbum de la artista malagueña desde que publicó su primer trabajo en 2002. Después alcanzó el Disco de Oro con Banderas de nadie (2003), con canciones de Joaquín Sabina, Pablo Guerrero, Javier Ruibal y Pancho Varona, y repitió Disco de Oro en Flaca de amor (2005) antes de publicar su DVD+CD en directo Pasión en el Maestranza (2005). La Reina del Pay-Pay significa el regreso de una de las voces más impresionantes que ha dado la escena española en los últimos años. Una voz de seda.