EL PROYECTO YOUKALI. Compañía: Kamikaze Producciones. Autor y director: Miguel del Arco. Intérpretes: Dulcinea Juárez, Donat Mbuyi, Genoveva Caro, Sonia Ofelia Santos, Cristóbal Suárez, Mar Fernández-Sousa, José Luis Martínez, Kati Dada, Ángel Ruiz, Sonia Fernández-Sousa, Alfonso Gálvez Blanco, Pilar Gómez Barroso, Paqui Horcajo. Lugar y fecha: Teatro Gayarre. 27/05/11.

No existe tal lugar

MIGUEL del Arco deja otra muestra de su talento en El proyecto Youkali, un espectáculo nacido con una intención humilde, la de conmemorar de un modo especial el Día del Refugiado, pero al que su innegable calidad catapultó a representarse de manera independiente.

El proyecto Youkali toma su título de la preciosa pieza de Kurt Weill sobre un país soñado y en cuya frontera “se detuvo el dolor”. Dentro de la obra, es también el título de una serie de reportajes que un programa de televisión lleva a cabo con el fin de mostrar de año en año la vida de cuatro refugiados llegados huyendo de sus respectivos países: una cantante lesbiana que escapa de algún estado eslavo donde se la persigue por su orientación sexual; un fotógrafo africano al que su gobierno no perdona su denuncia de los abusos de las grandes corporaciones occidentales; una exjueza amenazada por una mafia sudamericana contra la que emprendió acciones legales; y una médico que escapa de su brutal marido, compinchado con los milicos de su patria. Todos ellos han llegado a este país, reflejo de la utópica Youkali, un estado “moderno y solidario” que les acoge afectuoso. O tal vez no tanto.

Del Arco plantea un juego especular entre las narraciones de los cuatro refugiados y el destino del presentador del programa: de déspota con su equipo, al tiempo que sumiso con los directivos de la cadena, a apestado y finalmente perseguido por haberse rebelado contra las consignas de su empresa. Youkali, la isla soñada, puede no existir, pero el país de la pesadilla siempre está dispuesto a acogernos.

Es posible que El proyecto Youkali peque de un cierto esquematismo en la composición de la trama, o que ésta derive hacia un final un tanto forzado. Tal vez, pero está todo tan bien conducido que estas leves objeciones no nos perturban para disfrutar de la obra. Sobre todo en escenas tan emotivas como el entierro del disidente africano, una pequeña joya de elegancia escénica; o la angustiosa confesión final del reportero encarnado por Cristóbal Suárez, tan convincente en ese trance como cuando habla a cámara como si fuera un auténtico profesional del medio; o en la preciosa interpretación de Youkali del pamplonés Ángel Ruiz.

El proyecto Youkali es un habilidoso encaje de técnicas diversas, en la que encajan en el momento y lugar preciso el vídeo grabado, la imagen en directo, la música, el monólogo dirigido al público, la locución televisiva o los diálogos vibrantes del presentador del programa con su realizador. Todo tiene su instante, subordinado al conjunto, pero con entidad propia. Y todo está muy bien presentado por un elenco brillante, que llevó a cabo la función de manera casi impecable pese a que había pasado algún tiempo desde la última vez que la representaron.