La Orquesta Sinfónica de Euskadi afronta estos días el octavo programa de su temporada de abono, en el que estrenará Kindly Symphony, obra encargada por la propia entidad al compositor durangués Jesús Egiguren. Será mañana martes a las 20 horas, en el Auditorio Baluarte de Pamplona, bajo la dirección de Oleg Caetani.

Esta partitura viene a sumarse al catálogo de obras encargadas en el contexto de una política de apoyo a la creación y difusión de la producción de compositores vascos que la Orquesta desarrolla desde su fundación, según ha informado la OSE en una nota.

Después del concierto del pasado sábado en Vitoria, la OSE actúa hoy lunes y el jueves en San Sebastián; el martes, día 8, en Pamplona; y el 9 de febrero en Bilbao.

El maestro Oleg Caetani intervino por primera vez en la Temporada de la Orquesta como director invitado en 1999 y desde entonces ha regresado en diversas ocasiones, tanto dirigiendo a la OSE como a la Orchestra Sinfonica di Milano Giuseppe Verdi, con la que mantiene una especial colaboración desde 1999.

La obra Kindly Symphony de Jesús Egiguren (Durango, 1945) pretende ser, en palabras de su autor, “una sinfonía clásica al uso, con todas las diferencias provenientes de la época actual y las licencias del creador”. Una de esas licencias es el “tratamiento breve”, por lo que se podría hablar de una sinfonía “concentrada”. Dada su vinculación al Orfeón Durangués, del que fue director, la producción compositiva de Egiguren destaca sobre todo por su repertorio coral, con más de medio centenar de obras en su haber.

Kindly Symphony, dedicada por Egiguren a la memoria de su esposa, completa la nómina de obras encargo de la Orquesta de Euskadi, que comprende creaciones de Carmelo Bernaola, Felix Ibarrondo, Luis de Pablo, Anton Larrauri, Francisco Escudero, Rafael Castro, Tomás Aragüés, Ramon Lazkano, Gabriel Erkoreka, Zuriñe F. Gerenabarrena, Antonio Lauzurika y Joseba Torre.

Al margen de este estreno absoluto, el programa de los conciertos, titulado Elogio de la forma, lo completan otras dos sinfonías, la Segunda de Schubert y la Sinfonía en re menor de Franck. Según Juan Manuel Viana, autor de las notas que acompañan este programa, “si en su Segunda Sinfonía el aún adolescente Schubert conserva los esquemas del clasicismo vienés, ya en el ocaso de su vida el belga Franck sintetiza en su única sinfonía el ideal de forma cíclica”.