El Teatro Gayarre acoge hoy a las 20.00 horas la representación de la obra El hombre sentimental, adaptación de una novela de Javier Marías interpretada por los actores Helio Pedregal y José Antonio Gallego, y los cantantes Isidro Anaya y Soledad Cardoso. El espectáculo, dirigido por Tomás Muñoz, está a caballo entre el teatro de texto y el musical.

“La historia habla de un triángulo amoroso, con cierto toque de drama clásico, de cine negro, y enfrenta a dos hombres que pretenden a la misma mujer”, relató ayer el director en la presentación del espectáculo. “La forma en que está contada la historia es muy atractiva, puesto que mezcla planos de pasado, de presente, y recuerdos, y lo que se ha intentado es que estos cambios temporales se vean reflejados sobre el escenario”, contó.

El proceso de preparación de esta obra ha sido largo puesto que “se hizo una primera versión en primavera en el Hotel La Perla, durante el Festival Otras miradas, otras escenas“, y ahora, según aclaró Muñoz, llega al Teatro Gayarre en un formato a la italiana, que permite recrear mejor esta historia mediante la magia de las herramientas escénicas.

La historia la protagonizan el actor Helio Pedregal y el barítono Isidro Anaya, quienes interpretan al banquero Manur y al cantante de ópera León de Nápoles respectivamente. Ambos son los personajes que pelean por el amor de Natalia Manur, mujer casada con el primero, y enamorada del segundo.

A ese respecto, Pedregal señaló ayer que “Natalia es una mujer ideal sobre la que los protagonistas proyectan sus aspiraciones, su amor y sus deseos. Una mujer que no se ve físicamente en la obra pero que está presente en voz e imágenes”. Asimismo, el actor hizo mención a que los actores habitualmente se tienen que poner en la piel de personajes poco defendibles, circunstancia con la que dijo no sentirse identificado en este caso. “No he tenido problemas para encarnar a Manur porque entiendo sus razones, y pienso que morir por amor, o morir por la falta de amor dignifica cualquier actitud”, puntualizó, añadiendo, no obstante, que ojalá nadie tenga que llegar a ese extremo.

Por otra parte, en la obra se entrelaza la historia de los personajes con la que cuenta la música del Otello de Verdi. “Los celos son el centro del triángulo amoroso, es por eso que lo que no puede ser contado a través de palabras se hace mediante esta pieza musical. Hecho que a pesar de ser muy arriesgado permite convertir el Otello en un espejo de la obra teatral”, señaló Pedregal. Es decir, lo que cuenta la pieza musical refleja la historia que viven los propios protagonistas.

El reparto del espectáculo lo completan el actor José Antonio Gallego, quien se mete en la piel de Dato, acompañante y confidente de Natalia, la protagonista; y la soprano Soledad Cardoso, quien interpreta diversos papeles femeninos.