El Teatro Gayarre presentó el ciclo Poesía, la fuerza de la palabra, que ofrecerá desde el lunes cuatro recitales poéticos gratuitos, a las 20 horas.

El lunes 25 de enero se escucharán los sonidos de la tierra castellana de Antonio Machado, oídos y evocados por el actor Abel Vitón. Las tierras de Alvargonzález , basado en el poema del poeta manchego, “crea un campo sonoro similar al campo sonoro de Castilla”.

“Se pretende indagar la imagen del otro, mirarse en el espejo de nuestro entorno”, explica Pedro María Sánchez, creador e intérprete del espectáculo Poesía europea para dos actores (lunes 8 de febrero), en el que se interpretan, sonora y rítmicamente, poemas y prosa poética de escritores europeos como Apollinaire o Passolini y donde también tiene su espacio Juan Ramón Jiménez, así como los versos de José Ángel Valente, “un poeta místico, no religioso”. Se trata de una puesta en escena que busca las señas culturales desde los poetas europeos del siglo XX, tratando de identificar cuáles son las diferencias y las semejanzas entre los ciudadanos de Europa. “El espectáculo está marcado por la historia de las dos guerras mundiales: el horror que supusieron estos años de desgracia, pero siempre desde una visión irónica”, puntualiza Sánchez. “La actuación se mueve entre el clown, con dos mendigos que recogen libros y leen poemas, y la máscara trágica”.

El recital lírico Prima le parole, dopo la musica (lunes 1 de marzo), donde los sonidos verbales compuestos por Heinrich Heine y Gustavo Adolfo Bécquer se unen a los sonidos musicales escritos por Robert Schumann e Isaac Albéniz, respectivamente. La voz del barítono Iñaki Fresán y las manos del pianista José Antonio Álvarez Parejo se encargan de combinar ritmo y métrica, de fundir nota y palabra en una misma clave poética.

El ciclo finaliza con Diversos versos (lunes 22 de marzo), un festival poético al que están invitados los versos de Garcilaso de la Vega, Miguel Hernández, Jaime Gil de Biedma, Pablo Neruda… Grandes autores de “poemas resonantes para el público, que serán contextualizados y explicados, como si se tratara de una pequeña clase”, comenta Maite Pérez Larumbe, creadora de este recital dramatizado de poesía en castellano; un espectáculo participativo con el que descubrir que la poesía no es una experiencia meramente estética, “sino de investigación y conocimiento: hay poemas que suponen un gozo intelectual y vital”.