La compañía Iluna vuelve a ofrecer esta semana su último estreno, Euskadi Tropical (Los años del Rock Radikal Vasco), en la que intervienen Ana Berrade, David Larrea, Óscar Orzaiz, Pedro Izura, Miguel Goikoetxandía y Nerea Mariezcurrena, actores que estarán acompañados de los músicos Fermín Matilla (guitarra), Fran Alvero (bajo), Alberto Cuesta (batería). La obra ha sido escrita y dirigida por Miguel Goikoetxandía y Virginia Oroz se ha responsabilizado de las coreografías.

El montaje, que sigue la línea de 50 navarros y punto. No hay rival pequeño y Navarros. La amenaza fantasma, se estrenó el pasado sábado en la casa de Cultura de Burlada. Allí mismo se vuelve a ofrecer este viernes 9 y sábado 10 de octubre, a las 20 horas, con entradas al precio de 10 euros. En Auditorio de Barañain estarán los días viernes 16 y sábado 17 y en Beriáin el viernes 23 de octubre.

Durante dos meses, los actores y actrices han ensayado esta pieza que evoca los años de esplendor de lo que se dio en llamar rock radical vasco y a las generaciones inmediatamente anterior y siguiente. No en vano, “no ha habido otro momento como aquél, en el que se juntaron tantas ganas de cambiar las cosas, tanta búsqueda y tanto movimiento social, cultural y político”, explica el autor, para quien esta obra sabe un poco a “nostalgia” hacia un tiempo pleno de expectativas.

Dentro de esa atmósfera se encuentra la cuadrilla protagonista de la historia, un grupo de jóvenes bilbaínos de entre 17 y veintitantos años, que “tenían la sensación de que lo que hacían podía servir para algo”, cuenta Goikoetxandía. Dentro de esa cuadrilla, hay de todo: los radicales, los pijos, los de izquierdas, los antitodo o los punkies. “Cuando tienes 17 años, parece que te vas a comer el mundo”, explica la actriz Ana Berrade, que destaca la audacia de entonces, en la que “todo el mundo quería probarlo todo”. Pero esto tenía sus pegas, ya que cuadrillas enteras sucumbieron a los estragos de la heroína, como refleja este texto poblado de personajes perfectamente reconocibles. “He intentado dejar de lado lo que hice en Navarros , donde había arquetipos más que otra cosa, para construir personajes realistas, personas que todos hemos conocido”, apunta el autor, que no entendía esta historia sin su banda sonora. “Debía tener canciones, porque era lo que acababa uniendo a la gente más diferente”, añade.

En este caso están Amaia, la hija de un guardia civil que sale con Mikel, personaje central en torno al que giran otros como Iñigo, un radical que empieza con las ideas muy claras y acaba tomando un derrotero inesperado; u Olga, hermana de Mikel, la más joven y, sin embargo, la más fuerte. Se trata de mostrar que ni el más intransigente era malo malísimo, ni el aparentemente más bondadoso era lo que parecía. La obra “es naturalista, porque nadie es completamente bueno ni completamente malo, como en la vida misma”, comentan los actores.

Durante la representación, los intérpretes cantarán temas de Barricada, Potato, La Polla Records, Eskorbuto, Cicatriz o Hertzainak, en directo y acompañados por una pequeña banda de rock. “Todas las canciones tienen un sentido dentro de la historia y la apoyan hasta el punto de que parece que salen de cada personaje con total naturalidad”, indica el director, que avisa de que ésta no es una obra de cantantes, sino de actores que cantan y bailan para la ocasión. Aunque, eso sí, destaca que han intentado “cuidar” los temas al máximo.

A la dificultad de un texto con momentos cómicos y otros dramáticos se añade, pues, la de cantar en vivo, lo que no ha sido fácil, pero sí “divertido”, cuenta Nerea Mariezcurrena. “Es muy interesante, no lo había hecho antes y me lo estoy pasando muy bien, aunque tener que estar pendiente del micro es lo que peor llevo”, apunta la actriz que encarna a Amaia. Por su parte, Ana Berrade dice estar disfrutando mucho con esta función que califica de “redonda”. “Es curioso comprobar que las canciones que has cantado toda la vida tienen un sentido en el que antes ni habías reparado”, afirma, y recomienda la obra a todo el mundo, “porque en todas las cuadrillas hay alguien que se parece a alguno de estos personajes”.

Por la temática y el ámbito geográfico al que se refiere, es posible que la obra gire más allá de las fronteras de la Comunidad Foral, algo que todo el equipo de Iluna desea. Pero, antes, el 3 de octubre Euskadi Tropical se medirá con el público de casa; y, a partir de ahí, que funcione el boca a oreja.