Treinta y dos años después de su estreno, Fiebre del sábado noche salta a los escenarios madrileños convertida en musical desde mañana jueves en el Teatro Coliseum. Juan Pablo di Pace, uno de los miembros del reparto de la película Mamma Mia!, se convierte en el nuevo Tony Manero, para la versión musical de Fiebre del sábado noche, en la que las canciones de los Bee Gees “suenan en español y dejan de ser una simple banda sonora, para convertirse en parte de la historia”, explicó a Efe el actor argentino.

Robert Stigwoow, productor del filme que dirigió en 1977 John Badham y con el que John Travolta se convirtió en una estrella, produce junto Stage Entertainment España este musical, que ya ha pasado, tras su estreno en el London Paladium en 1998, por Nueva York, Sydney, Amsterdam y Buenos Aires. Con un presupuesto de 3 millones de euros, esta adaptación teatral está dirigida por Karen Bruce, para quien “las diferencias con la película son evidentes, sobre todo porque la obra no es tan oscura como el filme y porque se ha suavizado la historia, para que llegué a todos los públicos”, comentó la responable también de la dirección y coreografías de musicales como Fama, Footloose o, aquí en España, Los productores.

Para Fiebre del sábado noche, el madrileño Teatro Coliseum se ha convertido en la discoteca Odisea 2001, en donde los espectadores volverán a bailar clásicos de los Bee Gees como Stayin’ alive, Night fever o How deep is your love.

“Las canciones en español suenan bien, sobre todo porque cuentan una historia”, asegura Juan Pablo, que está acompañado en el escenario por Beatriz Ros en el papel de Stephanie, Isabel Malavia como Annette, Guillermo Sabariegos como Bobby C, Joaey como Skizzo y Zenón Alcalde como Monty, entre otros.