El Teatro Gayarre de Pamplona inauguró ayer en el hall y primer piso de su edificio la exposición Gentes del teatro. Retratos (dos), que ofrece fotografías artísticas de profesionales de diversos oficios relacionados con la escena, y que es obra del pintor Pedro Salaberri y de los prestigiosos fotógrafos pamploneses José Luis Larrión y Enrique Pimoulier. La muestra pretende rendir homenaje a los profesionales de la escena captándoles en su lugar de trabajo.

En una exposición anterior, inaugurada hace tres años, Salaberri se encargó de espiar a los intérpretes pertrechado con una cámara digital con la que esperaba el momento en que éstos se despojaran de sus personajes para brindan sus auténticos semblantes. Después, imprimió las fotos y pintó sobre ellas con los colores adecuados a cada personalidad. Sin embargo, el artista pamplonés ha decidido dar un paso más en su proyecto y contar con que han seguido sus indicaciones y han plasmado la esencia de otros 22 protagonistas de la escena navarra. Y lo más interesante es que en este recorrido se han mezclado gentes conocidas y acostumbradas a dar la cara ante el público, con otras que permanecen entre bambalinas o, incluso, en el patio de butacas.

En este sentido, José Luis Larrión destaca que la fotografía les ha facilitado “el pasaporte para mundos que nos son ajenos”, plagados de lo que Salaberri denomina “paisajes fascinantes” como la tramoya, el camerino o el peine de un teatro.

Así, de la mano de esta exposición, abierta hasta el próximo mes de abril en la planta baja y primer piso del Gayarre, los asistentes a la programación de este trimestre conocerán los rasgos de técnicos, sonidistas, maquilladoras, diseñadores de vestuario, directores y, por supuesto actores. Todos, retratados en su medio “con una iluminación próxima a la que se suele emplear en escenografía”, explica Pimoulier, que, al igual que su compañero de trabajo, se ha servido de las nuevas posibilidades que brinda la tecnología hoy en día, arrojando un resultado final casi pictórico. Y no se trataba tanto de usar los cantidad de medios que existen hoy en día para embellecer cualquier fisonomía, sino de reflejarles “tal y como son”, de modo que ellos mismos “se reconozcan”.

Respecto a las personas elegidas, Pedro Salaberri reconoce que la lista “sería infinita” por la cantidad de gentes de la escena que intentan abrirse paso en Navarra, así que se compromete a seguir adelante con esta iniciativa en sucesivas entregas. No en vano, resulta “un privilegio que te dejen entrar en su intimidad”, dice el pintor, que admite que aprende mucho “cuando me dejan mirar”.

Los protagonistas:

Víctor Iriarte, autor;
Vicente Galbete, escenógrafo;
Ignacio Aranguren, director del Taller de teatros del IES Navarro Villoslada;
María José Goyache, directora del Taller del IES Instituto Plaza de la Cruz;
Santos García Lautre, técnico de luces;
Juan Pedro Juanmartiñena, tramoyista;
Alejandro Oteiza, técnico de iluminación y sonido;
Ana Cía y Sara Napal, maquilladoras;
Charo Mateo, sastra;
Marisol García, realización de vestuario;
Javier Sáez Istilart, diseño de vestuario;
Javier Baigorri, Pilartxo Munárriz, Txori García Úriz, Pablo del Mundillo, Patxi Larrea y Emi Ecay, actores.
Ana Maestrojuán y Ángel Sagüés, directores;
Pedro Izura y Pedro Zabalza, críticos,