La actriz Antonia San Juan presenta su espectáculo Las que faltaban mañana viernes, a las 20.00 horas, en la Escuela Navarra de Teatro. Se trata de un encadenamiento de monólogos que representan a distintos personajes, como una lesbiana radical, una diva del bel canto, una retrasada mental o una masoquista para hablar de la mujer. Sus miedos, inseguridades, angustia y ansias de libertad quedan reflejados con humor y un toque de cinismo para conseguir la cercanía al público, que se debate entre la invitación a una reflexión más profunda y la carcajada espontánea.

“Ninguna mujer está repetida, todas son únicas. Siendo fiel al teatro de humor y, por supuesto, al social, Las que faltaban va más allá de la crítica. Realiza un análisis de la sociedad en el cual todo se pone en tela de juicio. Uno de los puntos clave, revisado en profundidad por la directora, es la influencia mediática en las personas y cómo la televisión se ha convertido en el cronista de nuestro tiempo. También se resaltan otros temas como la familia o lo políticamente correcto”, explica la crítica.

El Centro de Atención a la Mujer Andrea ha sido el responsable de traer la función a Pamplona. A lo largo de noviembre va a realizar diferentes actos, y traerá a personas expertas en género.

Antonia San Juan, con la obra Las que faltaban, recoge el testigo de Otras mujeres. En ella, y al hilo del montaje anterior que se sostiene sobre los monólogos de la actriz, desarrolla más profundamente una serie de personajes que, desde su particular perspectiva, dialogaban sobre la condición femenina jugando con el extremismo y el humor.

El sábado 8 de noviembre tendrá lugar un taller que bajo el lema Qué es lo normal trabajará sobre la premisa de derechos e igualdad. La cita, a las 11.00 horas en la sede de la ONCE de Pamplona, contará con la participación de Carla Antonelli, actriz y activista transexual que ha participado en películas como Extraños o No me des tormento, además de interpretar un personaje en la serie El síndrome de Ulises y de ser tertuliana en el programa La Noria.

La polémica acompaña a Antonelli desde hace años, ya que fue la primera transexual de la Comunidad de Madrid que solicitó que su identidad figurase en los documentos oficiales. Asimismo, La Razón publicó que la actriz rechazaba el “prohibicionismo” contra la prostitución, ya que un alto porcentaje del colectivo transexual se ve discriminado, lo que le empuja a este ámbito como único medio de vida.