El profesor de la Universidad de Barcelona Lluis Bonet ha presentado esta semana en Escenium Análisis económico del sector de las artes escénicas en España, en el que se destaca que el sector de las artes escénicas está formado por empresas muy pequeñas, de las cuales la mitad tienen menos de 10 años. Según sus datos, sólo las empresas más importantes producen más de un espectáculo por año, mientras que las más pequeñas no llegan a uno.

Otro de los datos interesantes aportados por este estudio es que, a pesar de que la distribución territorial de la producción se ha ampliado a lo largo de las dos últimas décadas gracias a la puesta en marcha de teatros municipales y circuitos autonómicos, Cataluña y Madrid siguen concentrando el 44% de las unidades de producción profesional, mientras que el conjunto de comunidades con menos de dos millones de habitantes sólo representan el 19,5%. Por otra parte, de los ingresos que reciben las compañías, el 76% procede de los cachés, el 9% de ingresos directos por taquilla y un 13% de subvenciones directas.

Según este trabajo, “el sector de las artes escénicas vive un desarrollo sin precedentes gracias al compromiso creciente del sector público, y especialmente de las administraciones territoriales”. Sin embargo, el estudio también considera que el modelo muestra debilidades por el escaso tamaño de las empresas de producción, porque la demanda sólo crece por la ampliación territorial de la oferta y porque la mayoría de los festivales y recintos escénicos tienen excesiva dependencia del sector público.

El estudio se conoció en el III Foro Internacional de las Artes Escénicas, Escenium, que organiza la Red Española de Teatros, Auditorios, Circuitos y Festivales de Titularidad Pública, y concluyó el jueves en el Palacio Euskalduna de Bilbao con la presencia de cerca de 500 profesionales de la creación, producción y distribución de las artes escénicas, que también participaron en un mercado de compraventa de espectáculos.