Ur Teatroa cumple 20 años de vida y va a celebrar esta fecha por todo lo alto y sobre los escenarios. La obra elegida para conmemorar este aniversario ha sido Los dos caballeros de Verona, de William Shakespeare, autor fetiche para el grupo, que se sube a las tablas bajo la versión y la dirección de Helena Pimenta, fundadora y directora de la compañía. Esta obra se estrenó en Santander el pasado mes de diciembre y ahora recala en el Teatro Arriaga, el primer escenario vasco en el que se representa.

El grupo Ur Teatro es uno de los grandes referentes del teatro del país y la demostración palpable de que se puede hacer teatro profesional de calidad fuera de los dos centros principales de producción que hay, Cataluña y Madrid. Ganaron el Premio Nacional de Teatro en 1993 con El sueño de una noche de verano, montaje fantástico que les abrió numerosas puertas, y recuerdo otros montajes suyos, como Trabajos de amor perdidos.

La obra elegida ahora cuenta la historia de Valentín y Proteo, dos amigos que tendrán que debatirse entre el amor y la ambición. En esta versión son nueve los actores y actrices que se suben al escenario, entre ellos Gabriel Garbisu, Sergio Otegui, Miriam Montilla y Natalie Pinot.

Pimenta aseguraba ayer que escogieron esta obra, entre otros motivos, por tratarse de un trabajo muy desconocido, tanto para el gran público como para la propia compañía. Pimenta destacó que se trata de una obra que “a la manera de Shakespeare se maneja entre géneros distintos, aunque prevalece la comedia. Una comedia hecha con mucha ironía. También tiene elementos muy líricos y otros más trágicos”, añadió.
Para Pimenta, ése es precisamente uno de los grandes valores del autor inglés: no hacer un género puro, ya que dirigía sus creaciones a públicos muy diversos. “Ésta es la típica obra que se cuenta a niveles distintos de receptor”, aseguraba la directora.

La originalidad y la universalidad de Los dos caballeros de Verona ha llevado a Ur Teatroa a hacer una analogía con los tiempos actuales. Pimenta ha situado la acción en “los felices 20” del siglo XX. Lo ha situado ahí, como hizo en Trabajos de amor perdidos (también Kenneth Brannagt en su película homónima) “porque el contexto que presenta es frívolo, es el de una clase social muy acomodada cuya única ocupación es el cortejo, y que está entregada al disfrute por encima de todo, huyendo de las responsabilidades”.

En sus dos décadas de vida, la compañía Ur ha realizado 1.375 representaciones, ha participado en 92 festivales internacionales, ha actuado en 477 escenarios, ha realizado 19 giras internacionales y ha conseguido que 700.000 espectadores presencien sus obras.