El Ballet de Biarritz, dirigido por Thierry Maladain desde su fundación en 1998, recala en Baluarte los días 3 y 4 de enero (20.00 hrs.) con una versión contemporánea de El Cascanueces, de E.T.A. Hoffman (1819), con música de Piort Chaikovski. Es un cuento clásico de la Navidad que aborda las ilusiones de la infancia y la oscuridad del inconsciente. Sobre el escenario, los bailarines del Ballet de Biarritz, en compañía de los jóvenes integrantes del Ballet Biarritz Junior, quienes prestarán su técnica a una historia de amor y de príncipes encantados, la que surge la víspera de Navidad entre una niña, María, y el famoso personaje de madera que le regala su padrino Drosselmeyer.
Quedan entradas para las dos funciones.

Para la versión que el Ballet de Biarritz representará en Pamplona, el coreógrafo Thierry Malandain decidió volver a los origen de El Cascanueces de Hoffman, texto que incluye el relato de La nuez dura, un cuento dentro de otro cuento. El ballet original de El Cascanueces fue estrenado en el Teatro Maryinsky de San Petersburgo en diciembre de 1892, bajo la coreografía original de Lev Ivanov, el libreto de Marius Petipa y la música de Piotr Ilich Chaikovski.

El Ballet de Biarritz se ha convertido en punto de referencia del baile en Francia y en uno de los ballets más prestigiosos a nivel internacional; no en vano, en Estados Unidos fue definido en 2002 como “una de las diez mejores compañías de danza”.

Fundado en 1998 por el Estado francés, el Ayuntamiento de Biarritz, el Consejo Regional de Aquitania y el Consejo General de los Pirineos Atlánticos, el Ballet de Biarritz es uno de los 19 centros coreográficos nacionales (CCN) de Francia. Actualmente está compuesto por 16 bailarines y tiene cinco espectáculos en gira: Don Juan/Les petits riens, Mozart Ballets (se vio en el Teatro Gayarre), Les créatures, Le Sang des étoiles, y Casse-Noisette. Este último, El Cascanueces, lo estrenó en el último trimestre de 1997, y desde entonces la compañía ha representado el espectáculo en países de todo el mundo.

Thierry Malandain, director del Centro Coreográfico Nacional/Ballet de Biarritz desde 1998, puede presumir de ser uno de los coreógrafos más importantes y con mayor proyección en el panorama internacional. Comenzó su carrera en el mundo de la danza como bailarín, pero en 1986 dio el salto a la creación de coreografías, labor que le ha reportado numerosos galardones y reconocimientos, como el Premio de la Fundación de la Vocación, de la Fundación de Francia, de la Fundación Oulmont y el premio “Nuevo Talento” de la SACD. Malandain es autor de más de sesenta coreografías, algunas de las cuales forman parte del repertorio de otras compañías internacionales.