El auditorio Baluarte de Pamplona ha presentado su programación para este verano, mucho más escueta que la de los dos últimos años. Sólo cuatro espectáculos programados para julio, agosto y septiembre, todos en la sala grande. No se repite la experiencia de intentar programar en la sala pequeña.
Serán tres conciertos de música actual, con Barbara Hendricks, Shaila Dúrcal y Miguel Bosé, y como acontecimiento la presencia de Jérôme Savary, director del musical La revista negra, que se podrá ver durante dos días.

Barbara Hendricks, “una gran diva de la lírica norteamericana”, abrirá el ciclo de verano el 4 de julio, con el concierto titulado Blues y otras canciones de Billie Holiday, un homenaje a esta mítica figura de tormentosa vida. Desde su debut como soprano en 1974, Hendricks, con un repertorio de más de veinte personajes de ópera, ha actuado en importantes escenarios de todo el mundo como la Ópera de París, el Metropolitan de Nueva York o la Scala de Milán, compaginando esta actividad con su presencia, desde 1994, en prestigiosos certámenes de jazz, género al que su voz se adapta perfectamente. En Baluarte actuará acompañada del Magnus Lindgren Quartet.

El 30 de agosto, Shaila Dúrcal presentará los temas de su primer disco en España, Recordando, compuesto por diez temas que hizo célebres su madre, Rocío Dúrcal, y dos más dedicadas a ella, que falleció antes de que su hija finalizara la grabación.

El 2 de septiembre el Papito Tour de Miguel Bosé, que presenta su último álbum, Papito, para el que ha contado con Alaska, Shakira, Juanes, Paulina Rubio o Michael Stipe.

Los días 5 y 6 de septiembre llegará La revista negra, un montaje de Jèrome Savary que mezcla música, baile y teatro y que toma su nombre del primer espectáculo que, en 1923, supuso el desembarco del jazz en París. La perla de aquel grupo era una joven de 17 años que aparecía ataviada sólo con un cinturón de plátanos; se llamaba Josephine Baker, quien por cierto actuó en Pamplona unos años después, en el Coliseo Olimpia, con gran escándalo de las autoridades religiosas, que convocaron a sus fieles a un rezo en la catedral. En 2006, Jérôme Savary, argentino afincado en Francia, decidió homenajear a aquella eterna figura a partir de una historia actual en la que también se recuerda la devastación que el huracán Katrina dejó en Nueva Orleans, cuna del blues, en 2005. Sobre el escenario, actores, bailarines y mucha música en directo. Savary estuvo este curso pasado en el Gayarre y no dejó buen recuerdo. Sus técnicos la liaron, él echó la culpa a los técnicos del teatro y recortó su espectáculo.

Pues esto es lo que hay. En pocos días presentará el Gayarre su Humor de Verano.