La compañía de teatro La Llave Maestra, que ha trabajado como Trotacómicos en los últimos meses en los escenarios navarros, estrena este sábado en la Escuela Navarra de Teatro la versión definitiva de su espectáculo Bestiario. La función, que tendrá lugar a las 20.00 horas, se unirá a las que se llevarán a cabo a la misma hora este domingo, y los días 17, 18, 19 y 20, dentro del programa Golfos 2011 de la ENT.

El cambio de nombre de la compañía se debe, según cuenta Edurne Rankin, una de las actrices, a una cuestión legal. “Empezamos como Trotacómicos, pero éste era en realidad el nombre de una asociación de Patxi Larrea. Con el tiempo decidimos que queríamos seguir como una compañía formal, porque queríamos seguir trabajando juntos y nos estábamos consolidando como grupo. Así que le pusimos este nombre para buscar una manera oficial de presentarnos al público”, cuenta. Por otra parte, la compañía acoge ahora a un nuevo miembro entre el elenco de actores y actrices, Aintzane Baleztena, que se une para ocupar el puesto que deja Izaskun Mujika, quien a partir de ahora forma parte del equipo creativo y se encarga de la gestión.

La obra cuenta la historia de un niño que tiene varios animales y seres imaginarios amaestrados. “Con ellos hace números de magia y los adiestra”, cuenta Álvaro Morales, director de la puesta en escena. “Es un trabajo en el que la fuerza reside en lo visual. Se centra más en lo poético y lo plástico, así como en el trabajo que se hace con las máscaras, que en un argumento concreto. De alguna manera, es una transformación poética de los elementos cotidianos”, añade. “Es muy atractivo para el público de todas las edades porque no tiene texto y es muy gestual. Sorprende y gusta porque es muy fresco, muy atractivo para ver”, aclara.

Y es que este trabajo comenzó a gestarse hace ya casi un año. “Hicimos el año pasado en el Teatro Gayarre una serie de piezas cortas que tuvieron muy buena acogida”, apunta el director. “Eso nos dio el impulso para formar la compañía, y empezar a trabajar e investigar. Como la respuesta del público fue tan buena empezamos a pensar en que podíamos alargar las piezas y crear un espectáculo completo”, porque lo cierto es que, según dicen ellos mismos, “este es un lenguaje nuevo en Navarra, y en general en todo el Estado”.

No obstante, todos están de acuerdo al afirmar que el éxito no ha sido ni mucho menos repentino. “Hemos trabajado mucho. Las piezas cortas del Gayarre fueron para nosotros un proceso de laboratorio, de investigación del teatro gestual”, recuerda Rankin. “Trabajamos casi a diario y metimos muchas horas. Nos dedicamos a experimentar con máscaras y con materiales como plástico, papel, abanicos, tubos. Todo con la intención de crear cosas interesantes”, apunta la actriz.

Además de todo eso, y durante el tiempo que experimentaron se dedicaron a crear escenografías, máscaras y demás elementos susceptibles de ser utilizados en la obra. “Por eso, ahora es muy gratificante ver que a la gente le gusta”, añade. Entre los planes a corto plazo de la compañía están las funciones de la ENT, dos en Valtierra y Tafalla, y crear un segundo espectáculo para junio, a partir de la tercera de las piezas cortas que van a representar en Bestiario.