Doce artistas plásticos navarros, comisariados por Pedro Salaberri, homenajean al Teatro Gayarre plasmando su particular mirada al recinto pamplonés. Son Fermín Alvira, Belén Arévalo, Juan José Lazcano, Miguel Leache, Adriana Lorente, José Luis Larrión, Julio Pardo, Enrique Pimoulier, Carlos Puig, Teresa Sabaté, Sagrario San Martín y el propio Pedro Salaberri. Pintura y fotografía que podrá verse en el vestíbulo y primera planta del teatro durante este trimestre.

En una rueda de prensa, en la que ha estado acompañado por la directora del Teatro Gayarre, Ana Zabalegui, Salaberri ha descrito este espacio como “uno de los lugares que construye Pamplona” y en este sentido ha subrayado que si hubiera que hacer una lista de signos o símbolos de la ciudad éste no podría faltar.

Esta exposición, en la que cada uno de los artistas ha ofrecido su particular visión sobre el teatro, centrada en el espacio, en el edificio en si mismo, es “una forma de dar las gracias a todos los que hacen posible el hecho teatral”, según Salaberri, quien ha resaltado que todas las obras son de carácter figurativo.

Y es que “por el carácter narrativo del teatro, éste cumple mejor la función de acercarse al publico”, según el artista, quien ha apuntado que otro tipo de arte sería “más difícil de encajar”. Salaberri, quien ha incidido en que una ciudad se “construye de muchas maneras, y las artes son la manera más hermosa de construir una ciudad”, ha comentado que pese a que “parecen muy diferentes”, existe mucha relación entre las artes plásticas, que son más íntimas, personales e individuales, y el teatro, que es más colectivo.

En relación con ese último aspecto ha reconocido que quienes trabajan metidos en sus estudios sienten cierta envidia al ver a los actores en el escenario, en el teatro, en el que ahora ellos también están presentes gracias a esta iniciativa.

Tras reconocer que los artistas han disfrutado con este encargo, que les ha hecho pensar y trabajar de forma diferente a la habitual, ha señalado que “sería estupendo” que los espectadores también disfrutaran con estas obras y si a través de la exposición se consigue llevar algún espectador más al teatro sería “extraordinario”.

Por su parte, Zabalegui ha explicado que esta exposición se enmarca dentro del deseo del teatro de ser un lugar de encuentro de distintas artes y al mismo tiempo un centro para que algunos artistas puedan mostrar su trabajo. En ediciones anteriores, los artista plásticos han ofrecido su visión sobre lo que sucedía en el teatro, las producciones propias o algunos espectáculos en concreto, y en esta ocasión se les ha propuesto que ofrezcan su mirada sobre el edificio en si mismo.