Luz de ensayo, la última obra de teatro que escribió y subió a las tablas Valentín Redín, director teatral navarro clave de la segunda mitad del siglo XX y fallecido el pasado 19 de enero, será el hilo conductor del homenaje que han organizado en su recuerdo más de cincuenta actores y técnicos navarros que participaron en algunos de sus montajes.

Con el título de El foco verde, se podrá ver en el Teatro Gayarre este domingo, 28 de noviembre, a las 20 horas, con entrada libre. Habrá que retirar la invitación previamente en el propio teatro desde el viernes (máximo de cuatro entradas por persona).

La obra dramatiza el diálogo de una actriz, un director y un aspirante a actos en el intermedio de un ensayo de teatro y quiso ser un “testamento” de las ideas dramáticas de su autor. Los promotores del homenaje la han reescrito y mientras se interpreta en el escenario, paralelamente, se podrán ver imágenes de la trayectoria del homenajeado en una pantalla. Una vez que acabe, volverá a subirse el telón e invitarán a subir a quienes hayan trabajado con él y por las circunstancias que sea no han podido participar.

El homenaje quiere ser anónimo, para que el único nombre propio que se cite en escena sea el de Redín. Por eso, todos llevarán seudónimo: “el actor de teatro que venera a Darío Fo”, “el veterano director de escena” o “el profesor que hace teatro con sus alumnos”… No se podrán leer sus identidades en los carteles, ni en el programa de mano. Ni siquiera se ha comunicado el nombre de los participantes, aunque se sabe que estarán viejas glorias del teatro navarro que llevan décadas sin subirse a un escenario.

“La idea del homenaje surgió al calor de la desaparición de nuestro compañero y amigo Valentín Redín”, explica José Mari Asín. Redín murió en enero de este año, y un grupo de amigos y compañeros decidieron hacerle un homenaje como hombre de teatro, para lo cual elaboraron un primer listado de personas que habían coincidido trabajando con él alguna vez. Empezaron a llamarles, uno a uno, y el resultado fue una lista de 50 personas, de todas las épocas de Redín. Ellos harán El foco verde. “No podíamos hacer un montaje en el que no hubiera mucha gente, Valentín era un movedor de masas impresionante, totalmente inclusivo”, dice Asín.

Al principio pensaron en un homenaje “típico”, con intervenciones de personas destacadas. “Este hombre se nos cabrearía si le hiciéramos eso”, apunta Miguel Munárriz, el tercer participante que dice su nombre.

¿Y por qué todo esto? “Sin Valentín Redín no podríamos entender el teatro en Navarra en la segunda mitad del siglo XX”, explica Asín. Munárriz destaca su “pasión, energía y riesgo”: “Era capaz de convertir un radiador en protagonista de una función teatral”, añade.