La compañía de teatro Kukubiltxo actuará el próximo jueves, a las 20.30 horas, en la Escuela Navarra de Teatro para representar la función en euskera Haritzaren azalera zehatza (La exacta superficie del roble), escrita y dirigida por el argentino Arístides Vargas.

Este espectáculo forma parte del ciclo Antzerki Aroa, organizado por el Ayuntamiento de Pamplona en colaboración con la Escuela Navarra de Teatro dentro de un convenio cuyo objetivo es la representación de obras teatrales en euskera y el desarrollo de este idioma.

La obra narra el viaje de iniciación hacia la cultura de una niña llamada Saioa, que conoce todos los sentimientos y emociones del mundo en el que vive gracias a su capacidad de percibir por todos los sentidos menos el de la vista.

El director explicó que la obra es “un viaje de experiencia hacia la cultura vasca, descubierta por la niña ciega, que se acerca una cultura diferente debido a que desarrolla otro canal de conocimiento”. Vargas también se refirió a la identidad, uno de los asuntos que trata la obra. “Una identidad no puede vivir si no encuentra a los otros, y es en el teatro donde personas diferentes se pueden encontrar. El arte teatral es el territorio de la posibilidad”. Respecto al acercamiento al euskera, que el director argentino no conocía, comentó que al principio era “inquietante”, pero que los actores le fueron ayudando a conocerlo y descubrió que es un idioma fascinante.

El reparto de la función lo forman Marifeli Etxeandia, Iurgui Etxebarria, Aitor Ormaetxea, Josu Cámara, Aiora Sedano y Koko Mujika.

El nacimiento de la obra responde al treinta cumpleaños de la compañía Kukubiltxo, tras tres décadas dedicadas al público infantil y juvenil. Josu Cámara, actor y miembro de la compañía dijo que querían “romper con la inercia, dar un salto. No queríamos hacer siempre lo mismo, aunque no sabíamos cómo”, señaló. De ahí nació la primera obra de esta compañía dedicada al público adulto. Sobre la obra, Cámara confirmó que “crea más dudas que certezas, y a la gente hay que decirle que se deje influir, que de esa forma se disfruta más”.