La Fundación Municipal Teatro Gayarre y la compañía navarra La Ortiga TDS estrenan este viernes y sábado Luces de bohemia, de Valle-Inclán, uno de los textos capitales del teatro del siglo XX. La obra girará por varias casas de cultura de Navarra.

Coproducido entre La Ortiga y el Gayarre, en colaboración con el Gobierno de Navarra, este montaje supone un “acontecimiento”, en palabras de la directora gerente del teatro, Ana Zabalegui, que valoró “el gran esfuerzo” que ha hecho la compañía por “su deseo de realizar un espectáculo con un gran elenco”. No en vano, se trata de “uno de los grupos jóvenes más activos que hay en Navarra hoy”. En su nombre, Txori García, uno de los actores, agradeció la confianza del espacio pamplonés en el trabajo de La Ortiga, que, desde que estrenara Los justos en 2002, ha apostado por la búsqueda de formas de expresión y comunicación con la sociedad a través de sentimientos, inquietudes e ideas propias. “Nuestra línea consiste en hablar de gente que sufre, que cae y que permanece olvidada”, en definitiva, se trata de “poner voz a los que no la tienen”.

FICHA ARTÍSTICA Y TÉCNICA

Director de escena: Ángel Sagüés

Reparto:
Asun Abad: Portera, Margarita
Iratxe García Úriz: Claudinita, La chica de la taberna, La Lunares
Txori García: Pérez, Preso, Dieguito, Sepulturero
Javier Ibáñez: Max Estrella
Ion Iraizoz: Don Gay, Clarinito, Don Filiberto
Santi Litago: Zaratustra, Ministro, Sepulturero
Ramón Marco: Don Latino
Izaskun Mujika: La pisa bien, La madre del niño
Eneko Otermin: Capitán Pitito, Serafín el bonito, Basilio Soulinake
Nanna Sánchez: Madame Collet, La vieja pintada
Juan Sansegundo: Pica lagartos, Don Dorio de Gadex

Músicas:
Edurne Arizu (Acordeón)
Almudena Ibáñez (Clarinete)
Eva Niño (Violonchelo)

Diseño de iluminación: Alfonso Lainez
Diseño escenografía y creación audiovisual: Verónica Eguaras
Diseño y realización de vestuario: Maitane Larreta, Isabel Morales
Composición musical: Paco Iglesias
Ayudante de dirección: Belén Otxotorena
Realización escenografía: Juan Antonio Pascual Martín
Atrezzo: Maitane Larreta y Verónica Eguaras
Técnico de luz y sonido: Paco Iglesias
Maquinista figurante: Ion Barbarin

Según Txori García, el grupo empezó en el teatro porque quería contar “historias en un mundo en el que cada vez son menos los que opinan y más los que escuchan y asumen”, insistió García, que defendió la vigencia de Luces de bohemia. “Aunque vivamos en una sociedad del bienestar, hay quienes caen por las esquinas sin que nadie les recuerde, y merecen todo nuestro respeto”, dijo.

Y se mostró satisfecho por haber podido trabajar en condiciones: “Ojalá pudiéramos hacerlo siempre así, y esto es algo que el Gobierno tiene que ver, que se puede vender mejor nuestro trabajo, que lo mismo que llevamos los vinos navarros a ferias, también podemos llevar nuestro teatro”, apuntó. Por su parte, la también actriz Iratxe García destacó el buen entendimiento que ha existido entre todo el equipo y subrayó la presencia de música en directo, como en anteriores espectáculos.

Como director, Ángel Sagüés dijo que ha sido “un placer” elaborar esta propuesta y no sólo porque es “una gran obra”, sino porque “me he rodeado de muy buena gente”, en referencia a los miembros de La Ortiga, a los que, en esta ocasión, se han sumado otros profesionales más veteranos, generando una mezcla cargada de “magia”. De la obra, Sagüés destacó su “contundente actualidad”, que ha reforzado ordenando partes del texto de otra manera, “aunque sobre el escenario se verá claramente Luces de bohemia“, y apuntando una serie de “guiños” sobre temas que reconocerá el público.

En cuanto a la puesta en escena, se ha planteado un escenario moderno y funcional, de manera que “nada estorbe al actor”, que apenas cuenta con su caracterización y su texto para dar vida a esta historia inmensa que ha supuesto el regreso a las tablas de Javier Ibáñez. Y nada menos que como Max Estrella, “un regalo” que el actor agradece, sobre todo porque la experiencia “ha sido estupenda” y el ambiente de trabajo la ha cargado de “emoción” y “vibración”.