El acordeón será instrumento solista por primera vez en la temporada de abono de la OSE de la mano de Iñaki Alberdi, quien además de llevar su música a escenarios a nivel internacional, es profesor de acordeón en la Escuela Superior de Música de Catalunya y el Centro Superior de Música del País Vasco (Musikene). Interpretarán Itaun, compuesta por Ramón Lazkano, en una gira que se iniciará el lunes en Donostia y acabará el sábado en Bilbao. Sobre el escenario, más de medio centenar de músicos e instrumentos. Y entre todos ellos, el acordeón reinando entre los sonidos majestuosos de la Orquesta Sinfónica de Euskadi (OSE).

El concierto de Pamplona será el martes 15 en el Auditorio Baluarte, Iruñea. 20.00 horas. El programa se completará con la Sinfonía nº 5 de Mahler. Los precios de las entradas sueltas son de 24, 18 y 11 euros. Los descuentos para +65 y carné joven dejan el precio en 19, 14,5 y 5,5 euros.

No es la primera vez que el irundarra funde sus melodías con las notas de la OSE. Este binomio ya ha demostrado su buen hacer en dos ocasiones anteriores, en la Quincena Musical y en Musikaste, en Errenteria. Pero en esta ocasión lo hace en la temporada de abono. “Hemos tenido el primer ensayo y ha sido una maravilla”, resalta entusiasmado el músico, quien halaga la labor del director Pablo González. La obra que interpretarán, Itaun, (pregunta, interrogación), está compuesta por el donostiarra Ramón Lazkano en 2003 con la colaboración del propio Alberdi y que ahora se estrena en Euskadi.

“Estoy muy a gusto con la partitura. Es una obra muy bonita. Es realmente bella y con unas sonoridades muy tradicionales. La suma de todo, de la orquesta, el acordeón, los solistas de las distintas secciones de la orquesta, hace que resulte un instrumento distinto”, afirma Alberdi. Itaun surge como un replanteamiento de una obra anterior de Lazkano, Aztarnak, creada para acordeón solo. Itaun es su versión concertante. Alberdi se siente cómodo con la obra. Y también se muestra muy a gusto con sus compañeros de escenario, los músicos de la OSE. “Con muchos de ellos tengo relación desde hace años y hay mucho respeto mutuo, mucha profesionalidad, porque han querido preparar la obra al detalle”, asegura.

Alberdi ha hecho del acordeón su vida. Es un instrumento que en nuestro entorno goza de mucha tradición. “Eso es bueno y es malo. Es bueno porque provoca una cantera y un cariño hacia el instrumento. Pero hay muchos ámbitos en los que el acordeón puede funcionar muy bien: el jazz, la música clásica… Y su ámbito más conocido hasta hoy es el tradicional”.

El irundarra ha estado hace un mes en Rusia, donde ha interpretado Itaun, que ya se estrenó en 2003 en San Petersburgo. Pero aunque desde los patios de butacas las acogidas para Alberdi son siempre buenas, el músico afirma que “el público más querido es el tuyo, el de casa”. “Pero es también uno de los más difíciles, porque ante ellos quieres hacerlo lo mejor posible. Cuando vas fuera, la implicación es la profesional y es la que siempre debe de primar, pero siempre hay algunos condicionantes más cuando las cosas son en casa”.

Ahora, Alberdi se prepara para el primer concierto de una gira por la CAV y Navarra que se iniciará el lunes en el Kursaal donostiarra y finalizará el sábado en el Euskalduna de Bilbao. A Alberdi, tocar en casa le resulta extraño. “Se me hace raro no estar en un hotel”. “Esta mañana estaba desayunando con el niño y con mi mujer y les decía “Me voy a ensayar con la orquesta”… ¡Uy, que raro se me hace!”, relata con una sonrisa.