El III Foro Internacional de las Artes Escénicas, Escenium, que concluyó el jueves en Bilbao, ha presentado el resultado del estudio titulado El futuro de las audiencias de las artes escénicas en la sociedad emergente, elaborado por un equipo de investigadores del Instituto de Estudios del Ocio de la Universidad de Deusto, dirigido por Roberto San Salvador del Valle. Un informe que revela que los rápidos cambios que experimenta la realidad social, “con la aceleración del tiempo y la irrupción del estrés vital, que impone la necesidad de vivir más con igual tiempo disponible, y con la conversión del espacio en un todo continuo y global que configura una sociedad red”, afectan directamente a la cultura y a las artes escénicas.

Y las consecuencias de este fenómeno se manifiestan en “la espectacularización de la cultura para responder a la necesidad de innovación permanente que se obtiene a partir del más de todo, más que de la creatividad” y, en “la mercantilización de la experiencia cultural”.

En este sentido, el análisis lanza una serie de propuestas para lograr que las artes escénicas se adapten a las transformaciones de la audiencia. Y establece dos alternativas. La primera, que se busque una espectacularización y aceleración, buscando ayuda en nuevos soportes tecnológicos, y la otra hace referencia a la opción de desaceleración. “Se trataría de buscar propuestas de quietud, proximidad, identidad, humanidad y desestrés”, para ahondar en las emociones. Y el estudio subraya la necesidad de trabajar en las siguientes líneas: lograr que los ciudadanos deseen vivir las artes escénicas; que aprendan a disfrutar de ellas y que, incluso, hagan teatro para que lo sientan como una experiencia propia.