Lisístrata significa literalmente “la que licencia ejércitos”, es una de las primeras obras de la cultura occidental donde se da voz a la mujer. La obra de Aristófanes se escribe en el 411 antes de Cristo, en un periodo de crisis total en Atenas: su ejército ha fracasado en su expedición a Sicilia y ha sido diezmado, la ciudad está en bancarrota, sufre el acoso de Esparta y la causa panhelénica está en descomposición.
Lisístrata, personaje de gran modernidad, es una “feminista” que toma la palabra y la acción para acabar con la situación de entregar maridos e hijos a la guerra y sufrirla sin que su voz sea tenida en cuenta. Su voz será por fin oída y acatada: propone una “huelga de sexo” hasta que los hombres dejen de guerrear. Lógicamente, consigue sus propósitos.
Algo de esa historia se verá el viernes y sábado en el Festival de Olite, en versión de Manuel Mediero. Una obra que no sube mucho a los escenarios y que, por eso mismo, recomiendo.