Más de doscientas voces, pertenecientes a ocho coros navarros, ensayan El Mesías de Händel, concierto que interpretarán el jueves 30 de diciembre en el Baluarte en compañía de la Orquesta Sinfónica de Navarra, la coral Andra Mari de Rentería y cuatro solistas, la soprano Claire Debono, soprano, la contralto Hilary Summers, el tenor Joshua Ellicott y el bajo David Wilson-Johnson.

Este concierto, en el que toman parte la Agrupación Coral Tafallesa, la Coral Camino de Santiago, Coral de la Escuela de Música de Peralta, la Coral Erreniega, la Coral Orreaga, la Coral San Andrés de Villava, la Coral San Miguel de Aoiz y el Coro de Cámara Aizaga, será uno de los conciertos extraordinarios este curso de la Orquesta Sinfónica de Navarra. De hecho, las entradas (25 y 35 euros respectivamente) se pueden adquirir en las oficinas de la Orquesta, en la calle Sandoval.

Pero además, es uno de los concierto participativos que impulsa la Fundación La Caixa, que ha llevado en los últimas semanas El Mesías de Händel a ciudades como Madrid, Lleida o Girona o Las Palmas de Gran Canaria y que pasará antes de llegar a Pamplona por Santander, Sevilla o Zaragoza. “Se ha convertido en una bonita tradición española”, decía ayer antes del ensayo general Robert King, el director que lleva la batuta en estos conciertos. “Y es tremendamente divertido”, repetía.

En este Mesías, parte de los cantantes estará sentada en la sala. “La Coral Andra Mari de Rentería es la que canta durante todo el recital. Los miembros de los otros ocho coros están sentados entre el público y se levantan para cantar determinados fragmentos de la composición”, explica una de las organizadoras del evento, Juana Mari Lezáun. “Es toda una sorpresa para los espectadores”, añadía Robert King. En total, está previsto que los coros navarros aporten 238 cantantes, que se unen a los 42 de la Coral Andra Mari de Rentería.

En el Baluarte, el concierto será con órgano y clave.