La Compañía jerezana La Zaranda fue galardonada ayer con el Premio Nacional de Teatro, que concede el Ministerio de Cultura, por su capacidad de conjugar una “comprometida” puesta en escena “y un texto global que entronca con la tradición ibérica del esperpento”.

Teatro La Zaranda, autodenominada “teatro inestable de la Andalucía la Baja”, fue fundado en 1978 aunque empezó a “salir al mundo” hace 30 años, está dirigida por Francisco Sánchez, conocido como Paco el de la Zaranda, y forman parte de ella el autor teatral Eusebio Calonge y los actores Enrique Bustos y Gaspar Campuzano.

“La verdad es que no me creo nada. Me ha pillado tan de sorpresa… no entraba en mis planes. Es mejor no hacerse ilusiones para no darse el leñazo luego”, aseguró ayer Sánchez poco después de conocer la decisión del jurado, que ha estimado también su “lenguaje contemporáneo de gran carga poética, puesto de manifiesto en 2009 en el espectáculo Futuros difuntos.

La intriga teatral de Futuros difuntos la desarrollan un trío de desahuciados mentales que juegan en su reclusión a ser los dueños de su vida, “a ser los propios médicos de su locura”.

La compañía empezó a ser conocida en 1983, con Los tinglados de Mari Castaña, en la que ya aparecía su vinculación con la tradición española, de Zurbarán a Valle-Inclán, a la identidad popular, el juego con el idioma, la presencia de fiestas y tradiciones, y un pretendido tono ligero que además de provocar la sonrisa acerca a su espiritualidad.