La Asociación Gayarre Amigos de la Ópera (AGAO) promueve su primera producción propia concebida para el Auditorio Baluarte: Fausto de Charles Gounod, con más de 250 personas, entre coro, solistas, orquesta, figuración y ballet. Serán dos representaciones esta semana: el viernes 20 a las 20.00 horas, y el domingo 22 a las 19.00 horas.

Los precios para el público general (no socios de la AGAO) son de 58 euros, 46 euros o 36 euros, según zonas. Además, hay descuento de 10 euros para menores de 26 años en zona 3 (mostrando carné joven).

La producción, de la AGAO en colaboración con la Ópera Nacional de Burdeos, incluye artistas de Francia, Austria, Alemania y Eslovenia y jóvenes talentos navarros. El tenor Sébastien Guèze en el papel de Fausto, el bajo Dimitry Ivashchenko en el papel de Mefistófeles, la soprano Sabina Cvilak como Margarita, y el barítono Javier Franco como Valentín encabezan el elenco interpretativo, que se enriquece con la Orquesta Europa Musicale, el ballet de la Ópera de Limoges y el Coro Premier Ensemble de la AGAO. La dirección musical corre a cargo de Vincent Monteil, y al frente de la dirección escénica están Jean Philippe Clarac y Olivier Deloeuil.

Con este Fausto, según destacó el secretario de la AGAO, Guillermo Lorea, “se quiere dar continuidad a la apuesta por óperas de calidad, que satisfagan al aficionado más exquisito pero a la vez lleguen también al gran público, a los más profanos” y en especial a los jóvenes, añadió el gerente de la AGAO, Eduardo Solano. Ambos destacaron que el interés del público navarro por los autores consagrados del género operístico es “cada vez mayor”. De ahí que quieran corresponder ese interés con “propuestas de calidad” que den cabida además a “jóvenes talentos navarros”, como es el caso en este Fausto del solista pamplonés Silvano Baztán (Wagner en la obra) o la mezzosoprano bilbaína pero afincada en Pamplona Ariadna Martínez (Marta), que estarán acompañados por las 63 voces del Coro de la AGAO. “Probablemente en esta ciudad nunca haya habido un coro tan nutrido y de más calidad”, resaltó Lorea. Presencia navarra habrá también en la Orquesta Europa Musicale, formada por músicos de la Orquesta Sinfónica de Navarra, junto a otros de la OSE y la Sinfónica de Bilbao.

Pamplona no veía Fausto desde el 12 de noviembre de 1952, cuando se puso en escena en el Teatro Gayarre. Ahora, esta doble representación en Baluarte coincide con el 150º aniversario del estreno de la ópera de Gounod en el Teatro Lírico de París. Una efeméride señalada que motiva todavía más si cabe a organizadores e intérpretes. Todos se mostraron ayer “encantados” con esta producción.

El director musical, Vincent Monteil, dijo que a pesar de haber tenido “poco tiempo para ensayar en Pamplona, el público va a encontrarse con un espectáculo excelente”. Jean Philippe Clarac, uno de los directores de escena, valoró como lo más interesante de esta propuesta “el contraste entre la puesta en escena, que se inspira en la Edad Media, y la modernidad del espacio en el que se representa”, en alusión al Auditorio Baluarte. Aunque la obra lleva el nombre de Fausto, la protagonista es Margarita, una mujer que decide luchar contra el mal para alcanzar la vida eterna. Sobre este rol, la soprano eslovena Sabina Cvilak aseguró que es uno de sus favoritos, y lo calificó como “muy bonito y muy difícil para una soprano lírica”. Ariadna Martínez (Siebel), aseguró que para ella es “un privilegio” a su 27 años trabajar con figuras a nivel mundial, ya que ahora comienza a dedicarse a ello profesionalmente.

Respecto al ballet, el coreógrafo Sergio Simón señaló que “tiene bastante responsabilidad porque llega al final de la ópera, en el acto quinto, cuando Mefistófeles hace una ofrenda a Fausto y pone a los bailarines a sus pies para intentar manipularle”.