El Teatro Gayarre de Pamplona inicia hoy miércoles y mañana jueves a las 20.00 horas su programación de verano con la representación de la comedia muy cómica ¿Estás ahí?, que protagonizan Paco León (el Luisma de Aída) y la actriz Mari Paz Sayago.

Quedan entradas a la venta para las dos funciones.

El intérprete sevillano llega a Pamplona después de ganar, en la noche del pasado lunes, el premio al Mejor actor de serie en la gala de los Premios anuales de la Academia de la Televisión. En este caso, se aleja de la pequeña pantalla para volver a pisar las tablas con una comedia en la que da vida a Fran, novio de Ana (Sayago). Ambos dan vida a una pareja que acaba de trasladarse a un apartamento diminuto, en el que intentan comenzar su vida en medio del caos de las cajas de mudanza amontonadas. Pero eso no es lo peor, ya que la gran sorpresa llega cuando descubren que en su nueva casa vive alguien más, nada menos que un ser invisible. Fran es una especie de mago al que suelen sucederle cosas bastante paranormales. Un hombre enamorado que se ve superado por las circunstancias. Por su parte, Ana trabaja como oftalmóloga y está entusiasmada por con la idea de tener en casa a un extraño, ya que le parece toda una oportunidad para convertirse en descubridora de algo.

Escrita y dirigida por el dramaturgo argentino Javier Daulte, la obra está plagada de alusiones al mundo de lo mágico y lo desconocido. Se trata, pues, de una propuesta especial que, en palabras de Paco León, le ha aportado mucho como actor, ya que, si bien se apoya en el género cómico, “y eso es algo que yo sé hacer”, también va más allá y “muestra facetas que no había trabajado nunca antes”, como el melodrama; “así que para mí está siendo una experiencia muy gratificante; he engordado como actor”, ha confesado León, que destaca el talento de Daulte como “maestro de actores”.

En un primer momento, el argentino escribió ¿Estás ahí? como un monólogo para un personaje masculino, aunque poco después se dio cuenta de que le faltaba desarrollar una historia de amor, por lo que decidió incorporar uno femenino. Para este autor, el teatro constituye un lenguaje muy complejo donde el instrumento esencial son los intérpretes, de ahí que, en esa ocasión, su principal objetivo era poner a prueba al actor y a la actriz, a ver si eran capaces de dar vida e interactuar con un personaje invisible.

La obra, que ha pasado por ciudades como Buenos Aires, Río de Janeiro o Barcelona, representa un ejemplo de lo que resulta en una fusión de géneros diversos como la comedia, el drama e, incluso, el terror.