La Asociación Gayarre de Amigos de la Ópera (AGAO) pone en escena la próxima semana cerrará su 18ª temporada con la puesta en escena de La traviatta, de Verdi, los días miércoles 9, viernes 11 y domingo 13 de abril en el Teatro Gayarre.

Todavía quedan entradas para asistir a las funciones. Precios: 46 euros butaca, 11 euros anfiteatro.

José Miguel Pérez Sierra es el director musical de esta propuesta cuyo libreto se basa en La dama de las camelias, de Alejandro Dumas, hijo.
protagonizada por Darina Takova, en el rol de Violetta Valéry; Carlos Cosías, como Alfredo Germont, y Giorgio Cebrián, como Giorgio Germont. A ellos se suman otros nueve cantantes, casi todos navarros, en un elenco respaldado por el Coro Premier Ensemble de la AGAO, a cargo de Máximo Olóriz, y apoyado en la interpretación de la Orquesta Sinfónica de Bizkaia. El Ballet de Almudena Lobón completa el apartado artístico de este espectáculo cuyo movimiento escénico corresponde a Otello Camponeschi.

“Ésta es la primera vez que se hacen tres funciones de una misma ópera en Navarra, y esperamos que se llenen”, anunció ayer el gerente de la Asociación, Eduardo Solano, quien destacó el “excelente nivel” de un reparto “tan experimentado como éste”. No en vano, Darina Takova ha interpretado varias veces el papel de Violetta, que exige de tres registros diferentes en cada uno de sus actos, en los que se nota el paso del tiempo. Para la cantante búlgara, que dijo sentirse “muy a gusto en Pamplona”, este personaje es “emocionante”. Y, precisamente, su pareja en escena, el tenor catalán Carlos Cosías, debutó en el Liceu encarnando al enamorado Alfredo Germont, un papel que conoce bien y que, en esta ocasión aborda con placer, “ya que después de hacer muchas Traviattas, volver a lo genuino, al origen de esta obra, está siendo un gusto”.

Quien atesora más tablas es Giorgio Cebrián, italiano de origen español y monje benedictino, para más señas. Hasta la fecha, el barítono ha sido 206 veces Giorgio Germont, un burgués trepa y mezquino que desaprueba el romance de su hijo con una prostituta, lo que le lleva a tejer una red que desencadenará numerosos acontecimientos. “El barítono es el actor por excelencia en el mundo de la ópera y, en el caso de Verdi, adquiere siempre una importancia especial”, apuntó el cantante, que vive en Busetto, la misma localidad en la que se formó Verdi y donde compartió vida con la soprano Giuseppina Strepponi, ante el reproche de sus vecinos.

Y es que, tal y como apuntó José Miguel Pérez Sierra, quien, a sus 26 años, es uno de los directores más reputados de su generación, La traviatta es “una obra cumbre” que ha sabido, como pocas, “poner la partitura al servicio del argumento”. Tanto es así que, “sin saber nada de italiano, uno sabe enseguida en qué momento de la historia se encuentra”. En gran medida, esta simbiosis entre música y acción se debe, a juicio del director musical, no sólo al carácter autobiográfico de la obra original, La dama de las camelias, en la que el propio Alejandro Dumas plasmó su relación sentimental, sino también a las referencias a su propia vida que Verdi encontró en el relato. Después de separarse de su primer mujer, el compositor compartió su vida con Streponni, cantante que tenía varios hijos de relaciones anteriores, lo que fue escandaloso para la época, y “él supo trasladar esa sensación a la música, por eso la ópera es tan verdadera”, indicó Pérez Sierra, encantado con el reparto de esta producción por su preparación y receptividad. El director insistió, asimismo, en que en este montaje se ha vuelto al planteamiento original, eliminando los vicios y las “tradiciones absurdas” que se han acumulado a lo largo de los años, y “pensando siempre en que Verdi lo hubiera hecho así”.

Con esta propuesta, la AGAO clausura una exitosa temporada, la 18ª, que le ha llevado a sumar 1.200 socios, más del doble que el año pasado, lo que, en opinión de Eduardo Solano, “demuestra el interés creciente del público navarro por la ópera”. Además, el gerente quiso destacar los convenios que la asociación ha firmado recientemente con distintas entidades, como la Casa de las Naciones, que representa a la Federación de Extranjeros en Navarra. “Estamos dando a los inmigrantes facilidades para asociarse”, señaló Solano, que destacó la presencia de un inmigrante afincado en Navarra en el elenco de La traviatta. Se trata del chileno Juan Castro, tenor que forma parte del Coro Premier Ensemble desde 2007 y que, en este caso, interpreta a Gastón.