El Auditorio de Barañáin sumó en 2007 un total de 261 eventos de todo tipo y 85.129 espectadores, cifras que sumadas a las de 2006 le han permitido eliminar el déficit que arrastraba de 300.000 euros, fruto de la desastrosa gestión de los primeros tres años de existencia del centro, según declaró la institución en el balance que hizo ayer.
En estos momentos, el Auditorio tiene unas cuentas saneadas a base de no haber corrido ningún riesgo de programación, ya que todos los artistas, compañías o grupos que se han subido al escenario lo han hecho a taquilla y no a caché.
Por esta peculiar situación, el Auditorio de Barañáin es el único teatro público en todo el Estado que funciona como sala privada porque no tiene una asignación presupuestaria para programar.
La cifra de 261 programaciones es extraordinariamente alta, la mayor de los cinco años de existencia del Auditorio.
Actualmente, el presupuesto del Auditorio de Barañáin ronda el millón de euros. De esa cantidad, el 50% lo financia el Ayuntamiento de la localidad, y el otro 50% restante lo genera la sala. El reto para este año es lograr que la financiación provenga de tres fuentes: un 33% del Ayuntamiento de Barañáin, otro 33% del Gobierno de Navarra, y el otro tercio restante del rendimiento de la programación y de la rentabilidad del espacio del Auditorio”.
En este nuevo año el centro continuará con la reflexión estratégica que inició hace poco más de un mes, y en la que participan cuatro representantes políticos miembros de la Junta Directiva de Fundación Auditorio Barañain -Floren Luqui (Na Bai), Mª Purificación Ciriza (UPN), Angel Arrondo (PSN), M. Angel Aizkorbe (IU)- y cuatro técnicos del Auditorio -Fernando Sáenz de Ugarte, Mikel Artxanko, Marian Yárnoz y Bakarne Atxukarro-. La idea es consolidarlo como un espacio que integre tanto la exhibición como la formación artística, siendo además capaz de producir espectáculos de nivel con artistas navarros en colaboración con diferentes entidades.