El Festival de Teatro de Olite elimina definitivamente el contenido clásico, programa en esta edición tres espectáculos procedentes de México, Argentina y Francia y confirma su adaptación a las limitaciones con las que cuenta. Un año más, no cuenta con espectáculos de la Compañía Nacional de Teatro Clásico. Este año se celebra entre el 20 de julio y el 4 de agosto en los escenarios de La Cava, el Palacio Real, la Casa de Cultura o en la calle.

Organizado por la Dirección General de Cultura, con algunas de las citas también en Tafalla en forma de talleres y montajes, ofrece la implicación que el público también puede tener, tanto en el espectáculo final, Fandango street de la flamenca Sara Calero, como en otras dos experiencias teatrales, una de las cuales, Negua, incorporará algunos elementos del carnaval rural de Olite.

El director artístico del festival es, un año más, Luis Jiménez. El sistema de venta de entradas, ya en vigor, es tanto presencialmente en Baluarte de Pamplona y online (En Olite a partir del 16 de julio, y en Tafalla desde hoy exclusivamente para las actividades que acoge) con diferentes precios y abonos.

En cuanto a los espectáculos, en esta ocasión el director invitado será Alfonso Zurro, autor dramático, director de escena y profesor de dirección escénica en la Escuela Superior de Arte Dramático de Sevilla, quien presentará en el escenario de La Cava dos propuestas diferentes que servirán para abrir y cerrar la programación teatral respectivamente.Por un lado, traerá su última obra, Luces de bohemia de Valle Inclán, y por otro, su creación más premiada, Hamlet (1599) de Shakespeare, ambas producciones de El Teatro Clásico de Sevilla.

Del Macbeth de Shakespeare y del universo de Juan Rulfo, los espectadores de Olite se trasladarán a las revoluciones mexicanas de 1910 con la compañía mexicana Los Colochos y su Mendoza, mientras que la compañía argentina Índigo Producciones pondrá en escena La Fiesta del viejo-Rey Lear.

A estas dos obras de factura latinoamericana se unen otras internacionales, del país vecino, ya que Francia estará representada con dos de sus grandes autores. Por un lado, Marivaux, de la mano del joven director Thomas Jolly, que se presenta por primera vez en España, con la creación de su compañía La Piccola Familia Arlequin poli par l’amour (1720), en francés con subtítulos en castellano. Por otro lado, se presentará Molière y su Tartufo, el impostor (1664), en castellano, a cargo de la compañía madrileña Venezia Teatro, en versión de Pedro Víllora.

Desde Castilla y León, en coproducción con la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC), Nao d’amores viaja a los orígenes del teatro español con Comedia Aquilana (1485) de Torres Naharro, dirigida por Ana Zamora y considerada la primera obra romántica del teatro español.

Miguel de Cervantes también estará en Olite con Lauretzi Producciones, que presentará El hermano de Sancho, juguete escénico, visual y sonoro para deleite de todos los públicos.

Cerrará el festival en La Cava el espectáculo de danza flamenca de Sara Calero Fandango Street, forma musical española presente en múltiples composiciones europeas, referenciada tanto en piezas palaciegas como bailada en corrales de comedias en forma de entremés o de final de representación, que la artista trasladará al contexto urbano contemporáneo.

Fuera de La Cava, el festival ocupará diversas estancias del Palacio Real y varios espacios públicos de Olite con dos representaciones de Gris/Mar, nueva creación dirigida por José Padilla, inspirada en el monólogo de la pastora Marcela, personaje de El Quijote.

También hay otras cuatro nuevas propuestas de grupos navarros bajo el lema “De autores españoles, de los juglares a la generación del 98”: La Trovairitz, de Montse Zabalza y Peio Otano; Como las cenizas por el fuego, de Iralei Teatro; Polvo serán… mas polvo enamorado de La Nave Teatro, y Tres tristes tigresas, de Atikus.

Este año el festival posibilitará que el público y los vecinos de Olite participen en dos experiencias teatrales, la primera de ellas Negua, un espectáculo de calle en el que las danzas y rituales del País Vasco francés se unirán a las máscaras y danzas del carnaval rural de Olite. La otra es Vecindarios, una residencia de la clown Candelita, loca por la poesía y las historias contadas por su abuelo, que desde el otro lado de los Pirineos se instala en Olite durante una semana.

Además, en Tafalla se volverán a presentar los trabajos de fin de estudios de tres escuelas de arte dramático, ya que la Escuela Navarra de Teatro presentará Eché mi corazón a freír en la sartén, de Angélica Lidell; la Escuela de Teatro Nacional de Burdeos, con los actores de La Joven Compañía de Teatro Clásico, ofrecerá La vida es sueño, de Calderón de la Barca, y la Escuela Superior de Arte Dramático de Sevilla, presentará Así que pasen cinco años, de Federico García Lorca.

Además de la programación de espectáculos, el Festival de Teatro de Olite organiza actividades paralelas, como la residencia de trabajo de la compañía “In Extremis”; dos talleres para actrices y actores a cargo de José Tomé y Alfonso Zurro o una sesión de conversaciones con Mikel Zuza y lecturas dramatizadas de su libro Príncipe de Viana: el hombre que pudo reinar.