Ópera de Cámara de Navarra (OCN) estrena la próxima semana un montaje de la zarzuela El caserío, de Jesús Guridi, caracterizado por ser un proyecto “colaborativo”, que destaca por la participación de varios grupos artísticos de Villava y que sorprenderá por su escenografía “más conceptual y muy sorprendente”. Así lo ha avanzado el gerente de OCN, Txema Lacunza, en cuyo proyecto artístico colabora la Coral San Andrés de Villava, el grupo de danzas de Villava Mikelats Dantza Taldea y la Orquesta Sinfónica Goya de Zaragoza, con la dirección musical de Máximo Oloriz y dirección artística de Pablo Ramos.

En el espectáculo, cuyas dos representaciones en Baluarte los días viernes 5 y sábado 6 de mayo coincidirán con la celebración de los días europeos de la ópera, cuenta con la soprano Noemí Irisarri, el barítono Santos Ariño o el tenor Igor Peral entre las principales voces.

La obra, una comedia costumbrista que representa la vida tradicional de una villa vasca, respeta los números y libreto de la zarzuela original, pero aporta originales coreografías y un concepto escénico alejado de la estética costumbrista común en otras producciones, y deja una escena limpia presidida por un árbol y apoyada en proyecciones, elementos atemporales y vigentes. “Es una producción propia, navarra, creada desde cero por profesionales navarros de la escena” y que supone el desarrollo de “un proceso de mejora continua”, ya que evoluciona el montaje inicial impulsado por la Coral San Andrés y el Ayuntamiento de Villava hace dos años, ha señalado Lacunza.

El director musical, Maximo Oloriz, ha recordado que el proyecto nació “con pretensiones más modestas y locales” pero, al acogerse a la Ley de Mecenazgo para cubrir el presupuesto, se topó con un “problema”, ha dicho con humor, ya que los vecinos de Villava apostaron por la idea y aportaron tanto dinero que la idea “nos quedó un poco grande”, por lo que acudieron a la profesionalidad de Ópera de Cámara de Navarra. Así, el proyecto, al que se ha unido la también profesional Orquesta Sinfónica Goya, y cantantes de prestigio, ha “crecido” y ha llegado “al mayor auditorio de Navarra”, Baluarte.

En El caserío, Guridi plantea “una obra dirigida a un público popular, con melodías populares, pero con rasgos que revelan a “un gran músico, muy completo”, que podría haber sido “un gran sinfonista” de haber vivido en otro país y no haber sido tan “modesto” en sus ambiciones. Por la orquesta Goya, Juan Carlos Galtier ha explicado que serán 33 músicos los que interpreten “una partitura muy bonita, de origen popular, pero de fácil… nada”, ha advertido para puntuarla con “muchos quilates” y considerar “un reto” para su grupo la participación, que espera se repita en otras colaboraciones.

En cuanto a las dantzas, el grupo Mikelats ofrece coreografías originales, diseñadas por Iker Larumbe e Ismael Yagüe, elaborados para la obra pero con la esencia de las euskal dantzas, ha señalado Oihane San Martín, quien ha valorado la oportunidad de trabajar con profesionales en este montaje, en el que también destaca la “sinergia” entre varios colectivos culturales de Villava.

Así, Jesús Azparren, el presidente de la Coral San Andrés, creada hace más de 85 años, ha recordado que no es la primera vez que el grupo interpreta zarzuela, algo común hace medio siglo, al tiempo que ha valorado la inquietud de los grupos artísticos de Villava.