La Dirección General de Cultura del Gobierno foral ha puesto en marcha el Plan de Impulso al Teatro en Navarra, una iniciativa que tiene como objetivo “dinamizar el sector profesional del teatro” en la Comunidad foral y mejorar su situación.

El plan se concreta en una serie de acciones consensuadas destinadas a “visibilizar el sector, crear vínculos con el entorno territorial, promover la movilidad de las compañías e impulsar la creación navarra a través del encuentro con otros profesionales”. Se extenderá a lo largo de toda la legislatura con acciones en los ámbitos institucional, transversal (acciones en colaboración), de formación y mercado.  El plan surge tras año y medio de incertidumbre tras la desaparición de programas exitosos como De Gira y después de haberse “privatizado” programas del Departamento, como el Festival de Danza, el Festival de Olite y el Certamen Encuentros de Arte Joven. En el último año y medio, el Departamento ha dejado sin subvención a la Federación de Teatro Amateur.

Entre las acciones que contempla el plan destaca la creación de ‘Merkatua’, un mercado de las artes en Navarra, iniciativa que conoció hace unos años una edición que fue un completo fracaso, y que se incluye por presión de algunos colectivos.  Merkatua quiere ser un espacio de encuentro compartido al que se invita a profesionales del sector. Se prevé que se celebre a finales de octubre y cuenta con una partida del Ejecutivo de 125.000 euros.

El plan anuncia un catálogo digital del sector y se prevé la creación de un Archivo de las Artes Escénicas y la Música en el Archivo General de Navarra.

Una de las medidas del Plan es una declaración institucional por parte del Gobierno de Navarra y el Parlamento foral con el propósito de “recuperar el prestigio del teatro”.

Además, promoverá la presencia del teatro navarro en ferias del entorno y se pondrá en marcha un Circuito de artes escénicas en Navarra. La Dirección General de Cultura también continuará colaborando con la gira del Premio Teatro Gayarre a un proyecto de producción teatral en Navarra.

También se plantean acciones destinadas a “promover una definición del entorno natural de trabajo del sector teatral en Navarra y de su difusión territorial (Navarra, País Vasco, La Rioja, Aragón y Aquitania) y sectorial (público general, público familiar, multiculturalidad, euskera…)”.

El plan anuncia una modificación de las convocatorias de artes escénicas dirigidas a profesionales, por no expone en qué terminos. También recoge aspectos que ya se vienen haciendo, como residencias artísticas, trabajos de mediación con públicos, coproducciones, trabajo en red.

Anuncia como novedad un nido/laboratorio de creación.

Como suele ser habitual en estos textos, se promete “una dinámica de trabajo permanente” que permita impulsar las programaciones con el Ayuntamiento de Pamplona, para la coordinación con la Red Civivox y el Gayarre, y con otros espacios como Baluarte, el Auditorio de Barañáin, o el Teatro Gaztambide. No especifica cómo.

En el área de formación, el plan propone, entre otras medidas, crear una comisión permanente de trabajo para desarrollar códigos deontológicos, de buenas prácticas y otros aspectos destinados a “la mejora del ejercicio profesional”, así como programar foros y jornadas con contenidos propios destinados a los agentes del sector.

Otras medidas relacionadas con el mercado son la realización de estudios y diagnósticos periódicos sobre el teatro en Navarra que permitan detectar tendencias y tomar las decisiones apropiadas; la elaboración de un catálogo digital del sector de Navarra en el que figuren datos relativos a infraestructuras, compañías, programadores y programaciones y el impulso de una agenda digital sobre programación escénicas.