El Teatro Gayarre ofrecehoy la segunda jornada de Microteatro por dinero, con seis funciones de 15 minutos en distintos espacios del edificio.

Las entradas para cada función cuestan 4 euros.

Este formato de dramaturgia comprimida nació en 2009 en un antiguo prostíbulo de la calle Ballesta de Madrid. Verónica Larios, una de sus promotoras, cuenta que, entonces, Miguel Alcantud, otro de los socios, tuvo la idea de hacer 13 microhistorias sobre la prostitución, “por eso lo tituló por dinero“, cuenta la actriz. Un año después, “decidimos seguir con el proyecto y cogimos una antigua carnicería entre las calles Loreto y Chicote, habilitando el local con un espacio de bar arriba y cinco salas de teatro abajo”, donde se van alternando las representaciones, de unos 15 minutos cada una. “Puedes estar tomándote una copa en la barra y una pantalla y un aviso te informa de cuándo va a empezar la obra para la que has comprado la entrada”, añade Larios, muy satisfecha por la excelente respuesta que ha tenido la iniciativa. Y Lola Baldrich, otra de las impulsoras, coincide en que una de las claves del éxito es que se ha convertido en “punto de encuentro de la profesión”, en el que se dan cita tanto veteranos de las tablas como estudiantes que están acabando de formarse.

El toque underground y alternativo también ha resultado ser otro de los atractivos de la propuesta, de ahí que se haya adaptado un poco el Gayarre a este estilo, colocando una barra de bar y unos veladores en el vestíbulo, así como pantallas para seguir el orden y los horarios de las funciones. “Recomendamos al público que venga sin miedo y que vea tres obras como mínimo”, indica Larios, para quien esta fórmula ayuda a “acercar el teatro a los espectadores”, incluyendo a aquellos que no acostumbran a sentarse en un patio de butacas.

“Son pequeñas, para público reducido (unas 15 personas máximo) y en tiempo reducido”, agrega Baldrich, que también dirige y coprotagoniza una de las seis píldoras que se representarán esta tarde y mañana. Se trata de Mentiras piadosas, una historia sobre tres personajes, un matrimonio y un amigo, que se reúnen para hablar “y se dedican a mentir porque no quieren hacerse daño”, cuando en realidad lo suyo es “cobardía”. En ese sentido, la obra está muy vigente, ya que aborda “la incapacidad de decir la verdad en estos tiempos que corren”, apunta la actriz.

Junto a este texto, el público podrá disfrutar de otros cinco: A dos tumbas de distancia de ti, La reina de corazones contra la burbuja inmobiliaria, Casting porno, Este sistema me pone nerviosa y La hipoteca. Son los seis títulos seleccionados en enero entre los mejores del año pasado y se enmarcan en géneros diferentes como el drama, la comedia o la denuncia social. Y es que Microteatro por dinero es una plataforma abierta a todo tipo de productos, siempre y cuando tengan una estructura dramática, “porque esto no se basa en la improvisación”. Así, cada mes se propone un tema y se abre la convocatoria, a partir de la cual se seleccionan las piezas que se incluirán en la programación.

El proyecto ha tenido tal repercusión que ya está abriendo una franquicia en Miami, pronto habrá otra en Valencia y el año que viene se pondrá en marcha en Buenos Aires. Sin duda, se trata de una oportunidad única para observar el teatro casi desde el microscopio, “porque aquí no hay mentira alguna, puedes oler a los actores, ver si tienen una uña rota o si les tiemblan las manos”, termina Baldrich.

A dos tumbas de distancia de ti. Obra de Nancho Novo que interpretan Duna Santos y Ana del Rey.

Mentiras piadosas. Lola Baldrich dirige e interpreta Lola Baldrich junto con Rafa Rojas y José Navar.

La reina de corazones contra la burbuja inmobiliaria, de Carlos Molinero; con Ana Vila y Jorge Monje.

Casting porno. Texto de José I. Tofé dirigido e interpretado por Silvia de Pé y Elena Lombao.

Este sistema me pone nerviosa. Sergio C. Fanjul es el autor y director y Joan Carles Suau y Mario Tardón, los actores.

La hipoteca. Obra escrita y dirigida por Jaime Aranzadi e interpretada por Ángel Savín y Mª José del Valle.