La compañía Atikus estrena este viernes, 31 de mayo, en el Festival Teatro  Gayarre Otras Miradas Otras Escenas El pobre de mí tío Vania, una versión de la obra  de Anton Chejov ambientada en el último día de los Sanfermines. En esta  función, el protagonista reflexiona sobre “su vida pasada y su tiempo  perdido” y cuestiona “el modo de afrontar la existencia humana”. Así lo han explicado este miércoles en rueda de prensa el versionador y director de esta obra, Angel Sagüés, la adjunta a dirección, Ana Maestrojuan, el actor Ramón Marco, que interpreta al tío Vania, y la actriz Izaskun Mujika, que es Sonia en esta función. También actúan en esta obra Javier Ibáñez, Asun Abad, Virginia Cervera, Sergio de Andrés y Nanna Sánchez.

HOY JUEVES, EN EL APUNTADOR, ENTREVISTAMOS A ANGEL SAGÜÉS Y ASUN ABAD. A LAS 19:20 HORAS EN ONDA CERO DE NAVARRA.

En esta versión, un grupo de actores hace un paréntesis en las fiestas de San Fermín y se reúne en el Teatro Gayarre para ensayar la obra en la que están trabajando, Tío Vania. Estos actores, con el recurso del teatro dentro del teatro, se transforman en los personajes de la obra del autor ruso ante los espectadores. De este modo, se pretende acercar la obra de Chejov a la actualidad. La llegada de una bella mujer y de su anciano y pedante marido hacen reflexionar al protagonista sobre su propia vida.

Sagüés ha explicado que el texto de esta obra es “importante” y que a las personas que se dedican al teatro les viene “muy bien” para “decir muchas cosas sobre el ser humano, sobre las condiciones sociales, las relaciones entre el hombre y la mujer, las relaciones de poder, incluso el medio ambiente”. En este sentido, ha destacado que la obra “tiene todos los ingredientes para hacer un repaso a lo que es la existencia humana”. En cuanto al motivo de situar la obra en el último día de San Fermín, el director ha explicado que le pareció “interesante”, ya que esta jornada le evoca “sensaciones” que encajan con el tema de la función. En concreto, ha precisado que en el 14 de julio “hay un proceso que termina” después de “días de euforia, cansancio” y de unas fiestas en las que “todo ocurre”. En ese último día, según Sagüés, “algo tiene que romperse para generar algo nuevo”. “Se tiene que dar paso a otra manera de afrontar la existencia”, ha destacado.

Por su parte, Ramón Marco ha expuesto que el personaje que interpreta, el tío Vania, realiza “una reflexión sobre su vida y su tiempo perdido”, repasando temas como “el amor o el trabajo”. Marco ha opinado que el tío Vania puede parecerse a él en el sentido de la edad y de lo que les pasa a las personas de 50 años, en un momento en el que realizan “una reflexión sobre su vida”. “Miras para atrás y te das cuenta de lo que has hecho y has dejado de hacer, y de que queda poco margen de maniobra como para dar un giro a la vida, aunque el mensaje final queda positivo”, ha resumido.

Izaskun Mujika ha valorado que el texto es “muy interesante y tiene mucha actualidad” y también ha recalcado el mundo emocional de los personajes, que “es rico”. Para un actor, ha asegurado, este trabajo es “como una golosina”. “Todos los personajes tienen miga y para todos los actores es un trabajo muy rico”, ha asegurado. Por último, la adjunta a dirección Ana Maestrojuan ha puesto de relieve que El Pobre de Mí, tío Vania “es una obra de actores y actrices”, ya que “se sustenta en lo que les ocurre a ellos”. “El trabajo actoral se sustenta en las emociones, sensaciones, inquietudes, miedos, alegrías, frustraciones, que son reconocibles en todo ser humano al que le ocurren cosas”, ha concluido.