Una única obra de teatro, A por churros, original de la navarra Ventura Ruiz Gómez, ha sido seleccionada entre ocho en la segunda onvocatoria de textos teatrales sobre las fiestas de San Fermín organizado por la Fundación Teatro Gayarre. El teatro estrenará el montaje, a pesar de que en las bases de este año no figuraba esta condicion, y dará a la autora una gratificación de 1.000 euros.

A diferencia de la primera edición, en el que concursó una quincena de textos, el certamen de este año ha recibido ocho. Tres se pusieron en escena. En 2011, el Gayarre invitó a siete autores navarros con obra escrita a escribir obras sanfermineras y las mostró en tres sesiones diferentes.

Ruiz, que se presentó al concurso con el seudónimo Va por Miliki, narra la historia de unos padres que quieren irse de vacaciones durante los Sanfermines y se enfrentan a la disyuntiva de obligar a su hija a viajar con ellos o darle permiso para quedarse sola en casa. La madre es partidaria de esta última opción porque “cree que su hija es de las que no hacen nada, ni bebe ni se lía con chicos; tiene una venda en los ojos y no se da cuenta de que la niña ha crecido”, cuenta la escritora, actriz también en el grupo amateur Incierto Troupe. Sin embargo, el matrimonio se llevará una gran sorpresa cuando, a su regreso, comprueban que la joven, en efecto, ha crecido y que no está sola en la vivienda, ante lo cual, “el padre intentará tapar la situación”, llegando a protagonizar situaciones disparatadas. “Me interesa mucho el clown porque no se suele ver mucho en escena y porque es un tipo de personaje que todo lo puede; es inocente y va a conseguir su objetivo por muchas torpezas que cometa”, señala la autora.

El jurado ha valorado la gran diversidad de tratamientos dramáticos de las obras que han concurrido, coincidiendo, de manera casi unánime, en que el de Ventura Ruiz ha sido el más acertado. Y es que, en opinión de Ignacio Aranguren, que este curso dirige por última vez el Taller de teatro del IES Navarro Villoslada, la propuesta premiada destaca porque no se ha quedado en el tópico, sino que ha ido más allá de la “visión autocomplaciente o automática” que se acostumbra a dar de esta cita, aportando una perspectiva dramática con una escritura cargada de “teatralidad” que “juega mucho con el lenguaje corporal y gestual”. Y con la ironía. De hecho, “hay momentos del texto en que se hiela la sonrisa”, añade Aranguren, para quien A por churros es un texto “muy cuajado”, tanto como Hermanas, con el que la autora fue reconocida en la Muestra de teatro de aquí de 2011, según recordó.

Para la gestora cultural Nieves Beloqui, el gran valor de esta obra reside, precisamente, en la “elipsis de los Sanfermines”. “Es lo que la diferencia de las otras obras que se han presentado al concurso”. Y el actor y director Patxi Larrea, cree que el mérito de Ruiz es saber “escribir teatro utilizando los mecanismos del clown en una situación dramática”.

El jurado también ha valorado el ritmo y la agilidad de los diálogos de este texto, “con una tensión que se mantiene desde el principio hasta el desenlace”. Ha remarcado, asimismo, el trabajo de creación de personajes, a los que ha dotado de toques clownescos que les aportan frescura. Por su parte, la autora agradece que le tribunal haya percibido esos matices, “ya que yo los tenía muy claros en mi cabeza, pero no sabía si se iban a entender”, y admite que San Fermín ha sido “un subterfugio” para abordar a otros temas.