Titanic, la coreografía de Frédéric Flamand, de gran fuerza plástica y enorme belleza, recrea el más famoso naufragio de la historia naval.

Las entradas cuestan 32, 24 y 20€

Con motivo de la celebración en 2012 del centenario del más famoso naufragio de la historia naval, el director del Ballet National de Marseille, Frédéric Flamand, recupera el emblemático ballet Titanic estrenado en Charleroi en 1992 y que la compañía pondrá en escena mañana viernes, a las 20.00 horas,       dentro de la Temporada octubre 2012 – enero 2013 de Fundación Baluarte.

Por encargo del entonces director del teatro La Monnaie de Bruselas, Gerard Mortier, el propio Flamand y el artista plástico Fabrice Plessi crearon una obra de una gran fuerza plástica y enorme belleza. La crítica europea ha elogiado esta coreografía calificándola como “una fascinante obra de arte”. Las       entradas para el espectáculo, de una hora y media de duración, cuestan 32, 24 y 20€ y se pueden adquirir a través de los medios habituales: en la web       www.baluarte.com, en la taquilla de Baluarte, www.ticketmaster.es y en el teléfono 902 15 00 25. Además, los titulares del Carné Joven pueden adquirir en taquilla entradas por 6€ gracias al programa 3/30 que, durante toda la nueva temporada, ofrece precios reducidos en la programación de Fundación a menores de 30 años los tres días previos al espectáculo.

Fundado en 1972 por el coreógrafo Roland Petit, el Ballet National de Marseille es una compañía reconocida internacionalmente. Con una plantilla de setenta personas, treinta y cinco de los cuales son bailarines, el Ballet National de Marseille desarrolla numerosas actividades, todas ellas dirigidas por       Frédéric Flamand, su director general desde septiembre de 2004.

Flamand inició su carrera en 1973 con la creación del grupo Plan K. En 1979 abrió un centro artístico en una antigua refinería de azúcar en Bruselas, donde realizó las obras Quarantaine (1980), Scan Lines (1984), If Pyramids were square (1986). En  1989 aceptó la invitación de Gérard Mortier, director del Teatro de la Monnaie de Bruselas, y realizó en colaboración con el artista plástico veneciano Fabrizio Plessi La Chute d’Icare, primer capítulo de la trilogía que incluye Titanic (1992) y Ex Machina (1994). Frédéric Flamand proclama la liberalización de la técnica en la danza, buscando el diálogo entre la danza clásica y contemporánea. Sus obras, que son representadas en los escenarios más importantes del mundo, se caracterizan por la mezcla de diferentes disciplinas artísticas como la arquitectura y el audiovisual. En 2010 fue nombrado director artístico de la Bienal de la Danza de Cannes para las ediciones de 2011 y 2013.