La compañía navarra Iluna Producciones estrena Escuela de magia, espectáculo dirigido a público familiar cuyo estreno está previsto para el viernes 30, a las 18.00 horas en la casa de cultura de Burlada.La nueva propuesta de Iluna es un montaje orientado a niños a partir de 3 años de unos 55 minutos de duración que narra la historia de dos gemelas que quieren apuntarse en la Escuela de Magia, para lo que deberán superar varias pruebas de acceso. Una vez matriculadas, las dos deberán enfrentarse al malvado Mago Hormigón, que ha robado las tres piedras mágicas: la verde, de la imaginación; la amarilla, de la sabiduría, y la roja, del valor. En el fondo, “se trata de defender el mundo de los colores, los sueños, las posibilidades y la magia, frente al mundo ordenado, cuadriculado y gris” que representa Hormigón, un “malo de andar por casa”.Sin duda, “es nuestro espectáculo más participativo”, explica Miguel Goikoetxandía, que ejerce de autor, director, actor y compositor, en este caso junto a Fermín Matilla, de los doce temas musicales originales. En concreto, aunque la historia está escrita de antemano, los espectadores podrán decidir qué caminos toman las protagonistas para alcanzar su objetivo. “Pensábamos que íbamos a tener que preguntarles varias veces para que entrasen en el juego, pero respondieron a la primera”, cuenta Goikoetxandía, satisfecho con el preestreno que el grupo celebró hace unos días en Valtierra.Tanto la escenografía como la iluminación (Fran Marcén) y el vestuario resultan muy vistosos y en consonancia con el tono lúdico del espectáculo, “lleno de acción y juegos y con muchas referencias al público”. Los padres también encontrarán su espacio en esta obra, con algunos “guiños” en forma de situaciones con las que se sentirán plenamente identificados. Como en lo referido a los distintos caracteres de las protagonistas, una sabionda, estudiosa y ordenada, y la otra, un pequeño desastre con una energía incombustible.Alicia Martínez y Covadonga Peralta son las actrices que dan vida a estas dos hermanas, que en su recorrido se irán encontrando con personajes fantásticos como magos, el conductor de un autobús espacial, arañas, etcétera. “Es impresionante cómo los más pequeños asumen con total facilidad un mundo en el que hay manzanas que hablan”, dice Goikoetxandía, que reconoce que el texto se inspira y rinde homenaje a historias tan conocidas como El Mago de Oz o Harry Potter, aunque es “menos oscuro y mucho más sencillo” que los relatos de J. K. Rowling.