En 2012, la Orquesta Sinfónica de Euskadi-Euskadiko Orkestra Sinfonikoa cumple treinta años y lo celebra estrenando obras breves encargadas a compositores que se incluirán en los programas de abono que la OSE ofrecerá en las tres capitales de la CAV y en Pamplona. Además, en el ciclo KlasikAT tocará junto a Kepa Junkera el 21 de marzo.

Andrey Boreyko, principal director invitado, y Andrés Orozco-Estrada, director titular, compartirán atril este curso con maestros como Gerd Albrecht (31 de enero) y Yan Pascal Tortelier (5 de junio), y con nuevas batutas como Lawrence Renes (6 de marzo) y el venezolano Diego Matheuz (18 de abril), considerado por Gramophone como uno de los diez mejores directores del futuro.

La OSE ha diseñado su propuesta a partir de tres premisas: profundizar en la música a través de obras capitales en el repertorio clásico, divertirse con la interpretación de obras muy populares y abrirse a la creación de los compositores actuales. En ese sentido, los abonados y el resto del público navarro podrá disfrutar obras de repertorio clásico con ejemplos como la integral de las sinfonías de Mendelssohn y un monográfico de Mozart. Además, abordará obras capitales del repertorio sinfónico como la Sinfonía del Nuevo Mundo, de Dvorak, las Terceras de Beethoven y Saint-Säens y la Cuarta de Brahms. También interpretará piezas tan populares como Sheherezade, de Rimsky-Korsakov y tocará catorce obras por primera vez, lo que, junto a las cuatro de estreno, sumará dieciocho nuevas a su repertorio. Y probará a mezclarse con nuevos sonidos, como el de la percusión, la trikitixa y la palabra hablada de la mano, en este último caso, de Kirmen Uribe y su obra Bilbao-Nueva York-Bilbao.

En el apartado de solistas, destacarán algunos como el percusionista Martin Grübinger o el intérprete de viola Maxim Rysanov, además de otros ya conocidos por la OSE como los pianistas Joaquín Achúcarro y Judith Jáuregui, el cellista Daniel Müller Schott y dos músicos de la orquesta como Sara Zufiaurre (corno di basseto) y Juan Navarro (clarinete). En el apartado vocal, la mezzosoprano Sophie Koch interpretará Les nuits d’été, de Berlioz, y la soprano Petra Fröse abordará la poco común Suite Cymbeline, de Zemlinsky. La Sociedad Coral de Bilbao y la Coral Andra Mari completan este epígrafe.

El director general de la OSE, Iñigo Alberdi, reconoció que les afecta la crisis y se ha producido “una rebaja salarial para todos los que formamos la orquesta”. Desde 2009, la reducción presupuestaria sale a medio millón de euros por año, “por lo que hemos tenido que anular alguna actividad”, caso de un viaje a Austria previsto para 2012, en favor de “mantener nuestra actividad estable, la que crea arraigo”, en referencia a los ciclos de abono y al resto de programaciones que la Sinfónica desarrolla desde su sede donostiarra. Otra de las medidas adoptadas por la OSE consiste en negociar con los artistas para intentar reducir sus cachets.

En resumen, Alberdi dijo que están “haciendo frente al temporal de la mejor manera posible”, a lo que, sin duda, ayuda preservar unas cifras de abono “muy importantes”. En este punto, la responsable de comunicación, Miren Elosegui, apuntó que siguen siendo “la primera orquesta de España en cuando a número de abonados”, en torno a los 7.000, y cifró en 1.336 los socios navarros, lo que supone un 80% de ocupación media por concierto, y genera una lista de espera que de momento no se puede atender. Los precios también son una seña de identidad de esta formación, ya que, a diferencia de otras orquestas, apuesta por tarifas económicas que oscilan entre los 6,5 y los 26 euros.