El productor teatral navarro Javier Ortiz Arraiza (Pamplona 1973) ha sido programado en la Sala Pequeña del Teatro Español con Traición, la obra del Premio Nobel Harold Pinter que él mismo ha producido y que protagonizan Will Keen, Alberto San Juan y Cecilia Solaguren con la que ha colgado el cartel de “No hay entradas”.

Ortiz Arraiza, periodista, actor y gestor, ha trabajado con los navarros Xabi Olza e Imelda Casanova en Donde hay agravios no hay celos, que se representó en el Festival de Olite y en el Gayarre. Luego siguió en otras compañías, creó Singular, su propia empresa de producción y produjo en 2007, en el Teatro Albéniz de Madrid, El perro del hortelano.

Estas son algunas de sus declaraciones a Diario de Navarra:

“El lleno diario nos ha desbordado. Hemos tenido incluso problemas porque había gente importante para nosotros del mundo de la programación y gente del teatro muy reconocida en este país que no ha podido venir. De todas formas han pasado por aquí personalidades como Miguel del Arco que es, junto con Alfredo Sanzol, seguramente el director de más proyección actual de todo el teatro español, o como Nuria Espert o José Luis Gómez, del Teatro de la Abadía, como la propia ministra de Cultura. Ha venido José Sanchís Sinisterra que es un una personalidad del teatro de una calidad humana excepcional. Ha venido todo Animalario, el actor y director Andrés Lima, Ana Belén…”

“A mí me encantaría ir a Pamplona pero el problema es que si tienes un espectáculo de calidad con tirón para la taquilla, como ha sido el caso de Traición, estás tratando con actores muy ocupados. A Will Keen le acaban de llamar de la Royal Shakespeare Company, Alberto San Juan es tan conocido que está en todas partes y Cecilia Solaguren igual, no para. Nos han llamado de Pamplona, de Vitoria, de Logroño y varias ciudades de la esquina norte de España”.

“El núcleo del equipo pertenece a una cooperativa muy singular, y me preguntaron si quería encargarme de la gestión y formar parte de la cooperativa. Mi empresa les daba cobertura legal, todos hemos puesto un dinero y nos lanzamos a la aventura. La directora, María Fernández Ache, y los actores barajaban una serie de textos pero éste de Harold Pinter era el que más les gustaba, la historia sobre el fracaso de la verdad a través de un triángulo amoroso”.

“El sistema público de exhibición del teatro se está desmoronando y lo público es el 95% de nuestro sector. Los ayuntamientos no pueden contratar sin fondos así que vivimos una gran revolución de la que nadie sabe cómo vamos a salir. Lo que paradójicamente no impide que en estos momentos se estén haciendo cosas muy interesantes”.