Una comedia con guiños localistas, tantos que fuera de Navarra “no se entendería”. Eso es Le pelamos el pimiento y le quitamos la pepita,la nueva producción del grupo navarro Paniko Esceniko, que después de estrenarse en Ansoáin y ser representada en Estella y Mutilva, este fin de semana llega a Pamplona.

Las representaciones serán en la Escuela Navarra de Teatro el sábado y el domingo, a las 20.30 horas, con entrada a 12 euros.

“Nos gusta que desde el estreno pasen unos días, para poder ajustar la obra, ver lo que mejor funciona o lo que no”, explicaba ayer en la presentación de la obra Isabel Azpirotz, autora del texto y una de las actrices.

La producción, el tercer montaje del grupo navarro desde su fundación en 2008, narra la historia de una chica de pueblo que se dirige a la capital con el sueño de triunfar como actriz. Esa protagonista, Dorita García, se enfrenta no sólo a su padre y a un novio que la abandona, sino a una serie de personajes que por un lado están inspirados en grandes películas del cine y por otro tienen mucho que ver con la realidad navarra.

“Sin decir nombres concretos, sí se puede señalar que esos personajes sonarán al espectador. Está muy navarrizado”, decían los actores de la obra. “De alguna manera también se trasluce cómo vemos el teatro en Navarra”, decía Azpirotz. “Hay muy pocas posibilidades para las compañías navarras de actuar en otros escenarios. No te programan y alquilarlos es ruinoso”, apuntaba el actor Félix Ansorena.

Los miembros de Paniko Esceniko destacaban que en esta obra habían hecho “un esfuerzo” en la escenografía, con ocho escenarios diferentes. Pero, en todo caso, hicieron hincapié en la vocación cómica de la obra. “Si algo podemos garantizar, es que la gente se va a reír”, apuntaba Javier Esteban, también actor.