La compañía navarra de teatro La Nave estrena hoy viernes en la casa de cultura de Zizur Mayor Clitemnestra o el crimen, producción dirigida por Ricardo Romanos, también autor de la versión, que tiene como única intérprete a Marta Juániz.

La función se puede ver hoy viernes a las 22 horas y mañana sábado a las 20 horas, con entrada a 6 euros.

“Marta Juániz es más que conocida y espero que el público que la ha sabido degustar acuda a ratificar que con ella se lo pasa muy bien en el teatro”, según Romanos. Basado en el relato de Marguerite Yourcenar, quien a su vez se inspiró en la obra de Esquilo, este es un “espectáculo diferente, arriesgado”, indica Miguel Munárriz, que ejerce de productor.

Con lo del riesgo coincide Ricardo Romanos, para quien esta obra “defiende la palabra” y opta por una propuesta gestual audaz. “Nos gusta ponernos en el filo del cuchillo”, dice el director. En este sentido, además del texto “bellísimo”, el montaje destaca también por los movimientos de la actriz en escena, siempre ajustados al momento de la historia. Así, Juániz se desliza por las tablas de una manera sugerente y sensual, “muy mediterránea”, recordando a ratos a las bailarinas cretenses o a bailaoras de flamenco. “Vamos a ver a una actriz con un control absoluto de su sensibilidad, su cuerpo y su voz”, apunta Munárriz.

Sin duda, esta no es una obra al uso, “tiene mucha calidad”, destaca el productor, que también habla de “tiempos extraños en el teatro navarro”. “Tenemos la sensación de que la mayor parte de los programadores solo nos piden entretenimiento, no cultura, y está bien, pero al final nosotros nos dedicamos al teatro y necesitamos hacer cosas y proponerle al público otras experiencias para sentir”, añade el productor.

En cuanto a los contenidos de la obra, Clitemnestra o el crimen aborda temas tristemente vigentes. Habla de “la guerra que no cesa”, que ensarta toda la historia y permanece omnipresente en todo tiempo y lugar. Para dar cuenta de esta cruel inclinación humana, durante la función se proyectarán grabados, cuadros, fotografías, vídeos que mostrarán el recorrido bélico desde Troya hasta la actual contienda en Libia. “El tema del destino está ahora muy vigente, ya que hoy más que nunca no podemos controlar lo que nos pasa”, explica Munárriz, que cita a los mercados como representación actual de la caprichosa fortuna.

Y en este contexto de guerra, parece que lo que más preocupa a una sociedad dominada por hombres es que una mujer, Clitemnestra, haya osado matar a su marido, el general Agamenón, que no solo asesinó a su hija y la abandonó durante años para guerrear, sino que a su vuelta “la trata como un trapo para fregar suelos”, comenta Romanos. Para Marta Juániz, “ella ya se sabe juzgada y muerta” antes de empezar el proceso, por eso este personaje encarna a todas las mujeres que han sido y serán juzgadas por un mundo de hombres y obligadas a vagar buscando justicia en una espiral de sinsentidos que se repite una y otra vez.