El musical El rey del rock(The king story) revive la figura y la música de Elvis Presley, fallecido hace 34 años, y narra la historia del artista protagonizada por el estadounidense Greg Miller, de 53 años, que mantiene el aura de ser hijo ilegítimo del cantante.

El espectáculo se exhibe en Baluarte el miércoles 21 y el jueves 22 de septiembre, a las ocho de la tarde. Las entradas, ya a la venta, pueden conseguirse por 35 euros en sala y 25 en palco.

Miller, que acudió caracterizado como Elvis con un mono rojo con cinturón blanco y tachuelas doradas, aseguró que fue amigo de Elvis, al que definió como “un hombre maravilloso, muy divertido y generoso”. Explicó que durante su carrera, el rey del rock no tuvo la oportunidad de realizar giras fuera de Estados Unidos, por lo que es un “gran placer” para él poder hacerlo y llegar a los fans de todo el mundo.

Durante el musical, producido en Las Vegas, Miller interpreta junto a otros 28 actores y bailarines más de veinte canciones en directo como Love me tender, Blue suedee shoes, Hound dog y Jailhouse rock. En las representaciones, el único elemento grabado es la voz de Elvis que se intercala durante el montaje. Incluso al final del espectáculo, Miller canta a dúo con el desaparecido artista dos temas. “Es un pedazo de magia”, destacó el actor, que ha participado, entre otras películas, en Leaving Las Vegas, protagonizada por Nicholas Cage.

Miller se cambia hasta 13 veces de vestuario en cada función. A pesar de su parecido con el artista, aseguró que fuera del escenario es una persona “muy normal”. “No llevo el mono cuando voy al supermercado”, bromeó. Miller explicó que durante el espectáculo representan “los momentos más reconocidos de la vida de Elvis” y recordó con cariño que acudió varias veces a ver sus espectáculos en primera fila. “Me hablaba como un padre o como un tío”, rememoró sonriente. El musical da vida a algunos de estos momentos a través de elementos audiovisuales y música en vivo.