INFORMACIÓN DE DIARIO DE NOTICIAS.

Los profesionales de las artes escénicas han dado un nuevo impulso al asociacionismo constituyéndose el pasado 29 de octubre en Napae (Asociación de Profesionales de las Artes Escénicas de Navarra).

El colectivo, que actualmente agrupa a más de 30 personas, se presentó el jueves en el Teatro Gayarre de Pamplona haciendo públicas sus reivindicaciones. La principal, que se les reconozca su estatus de profesional. “Aspiramos a ocupar un lugar digno dentro de la sociedad”, dice el director de escena Ángel Sagüés. “Somos interlocutores válidos porque formamos parte del sector profesional de esta comunidad. Generamos trabajo, pagamos nuestros impuestos y mantenemos empresas y a personal cualificado para que Navarra cuente con una cultura rica y diversa”, apunta la actriz Marisa Serrano, quien asegura que “si en las condiciones en las que nos encontramos somos capaces de hacer espectáculos con calidad, dignidad y profesionalidad, con un pequeño apoyo de la administración y otros organismos, ni os cuento lo que seríamos capaces de hacer”. “Tenemos los requisitos para jugar no sólo en la Liga, sino en la Champions, aunque todavía estemos en Regional C”, añade la actriz.

Ahora, en tiempos de crisis, los profesionales de las artes escénicas consideran que su cuerda “está cada vez más rota, y encima no tenemos red”, dice la actriz Belén Otxotorena. “Aunque como profesionales estamos inmejorablemente bien, porque nunca hemos tenido nada. Y el Gobierno nos ha recortado el 50% de lo que había presupuestado el año pasado, que no se ejecutó, con lo cual… para nosotros, la eterna nada”, denuncia Sagüés. La expresión encaja especialmente bien en la situación de la danza: “Siempre ha estado en crisis, y si quitan más, se quedará en nada”, dice Becky Siegel, directora de la compañía Tempomobile. “Necesitamos un plan estratégico de cultura, y si no lo hacemos entre todos, políticos, agentes culturales y gente de las artes escénicas, va a cojear por algún lado”, dice Txori García, actor.

Ante este panorama, Napae se plantea una serie de objetivos o “anhelos” que pasan por el reconocimiento de su función social a través de leyes “que nos saquen del pozo de la marginación”; contratos de trabajo, seguridad social, descargas fiscales, concesión de créditos, convenios laborales con la administración y sectores privados; consenso entre las fuerzas políticas para proyectar una actividad cultural estable; y la formación, mediante la creación por parte del Gobierno de leyes de ayuda, como la oficialización de las escuelas de danza y teatro, becas, la implantación del bachillerato de artes escénicas, etc.

La primera medida que se plantea la asociación es “dialogar con todo el mundo. Hemos analizado muchas veces nuestra situación, y lo que necesitamos es que nos la describan los demás. Que los políticos nos cuenten cuales son sus planteamientos en relación con las artes escénicas y con nosotros, profesionales del sector”, dice Sagüés, quien lanza una propuesta: “A ver si son capaces de crear una ponencia parlamentaria en relación con las artes escénicas para que al menos se estudie el gremio y se visualice nuestra situación”.

INFORMACIÓN DE DIARIO DE NAVARRA.

Juegan en regional pero todos están convencidos de que podrían ganar la Liga de Campeones si recibieran un poco de apoyo por parte de las instituciones. No son futbolista, sin embargo utilizan esta metáfora para explicar de una forma sencilla cómo se sienten de ignorados. Son los profesionales de las Artes Escénicas que han creado una asociación, NAPAE, para luchar juntos contra esa “marginación”.

“Estamos jugando con alpargatas y con balones de cuerda y cartón. Si tuviéramos mejores condiciones podríamos ganar la Champion”, explica la actriz navarra Izaskun Múgica Múgica. Como ella más de treinta personas relacionadas con el mundo del teatro, la música y la danza forman ya parte de la nueva asociación.

Actores, bailarines, escenógrafos, músicos, acróbatas, magos, iluminadores, tramoyistas, dramaturgos, compositores, costureros, maquilladores… Todos tienen cabida en NAPAE. Son un sector de las artes escénicas muy diverso, complejo “y sobre todo, desconocido”, explica el director de teatro Ángel Sagüés Irigoyen, presidente de la nueva asociación, fundada el pasado 29 de octubre. “Desconocido tanto para las personas que a veces tienen que echarnos una mano como las administraciones como para el público en general”, cuenta Sagüés.

“NAPAE pretende que se nos considere como sector profesional”, cuenta la actriz Marisa Serrano. Quieren que se sepa todo el trabajo que hay detrás de una hora de espectáculo. “Si conseguimos hacer los espectáculos que hacemos en las condiciones en las que nos encontramos, con un pequeño apoyo ni os cuento lo que seríamos capaces de hacer”, explica convencida Serrano.

Objetivos de NAPAE

En 1979 los futbolista españoles hicieron huelgas para conseguir la Seguridad Social. Ayer este derecho lo pedían también estos profesionales de las artes escénicas. Quieren también que les concedan créditos, descargas fiscales, convenios laborales, pero sobre todo aspiran a ocupar “un lugar digno dentro de la sociedad”, cuenta Sagüés.

Consideran que el Gobierno de Navarra ha gastado mucho dinero en infraestructuras “para que luego no haya programación”. Además, hicieron una inversión económica “y emocional” en la red de teatros “para que se haya quedado en una idea bonita”, explica Serrano. “Nos ofrecen unas ayudas irrisorias si las comparamos con otras comunidades”, cuenta la actriz Belén Otxotorena Sanz.

Todos los ámbitos de la cultura en Navarra están pasando por un momento delicado. Algunos, como la danza, todavía no conocen una época realmente buena. “Siempre ha estado en crisis aquí, si nos quitan más ayudas se quedarán en nada”, explica Becky Siegel, directora de una compañía de danza. “Trabajamos con mucha ilusión pero algún día ésta también se acabará y no tendremos de qué alimentarnos”, añade.