Treinta y dos años después de su estreno en España, Jesucristo Superstar, el musical de Andrew Lloid Weber y Tim Rice volverá a los escenarios madrileños. Será el 20 de septiembre, tras una inversión de 4,5 millones de euros, y en el Teatro Lope de Vega de Madrid, donde hoy se exhibe ¡Mamma mía!
Los tres actores principales de esta producción, dirigida por Stephen Rayne y Marc Álvarez, son Miquel Fernández (Hoy no me puedo levantar, We will rockyou o Rent) como Jesús, papel que interpretó hace tres décadas Camilo Sesto.
El nuevo Judas será Ignasi Vidal (El otro lado de la cama) y María Magdalena estará representada por Lorena Calero (We will rock you y Peter Pan ).

Se han vuelto a traducir los textos originales de Tim Rice, quien con Lloid Weber escribió la obra y quiso reinventar la historia de los últimos días en la vida de Jesús de una forma contemporánea y original, pero contada desde el punto de vista de Judas, y para hacerlo “escogieron el rock, música de la juventud y la rebelión”.

Este nuevo Jesús no llevará túnica, confesó el director, aunque no reveló, tras hacer público el cartel en el que se ve a un Jesucristo con camiseta y pantalón, y con melena, lo que pasará con el pelo corto y rizado de Miquel Fernández. El montaje reflejará “lo que ha cambiado en los 30 años transcurridos desde su primer estreno y los 2.000 años acontecidos desde la historia original. El Israel de Jesús era un país ocupado por un ejército extranjero, un país donde facciones religiosas luchaban una contra la otra y donde un gobierno Judío hacía peligrar el mantenimiento de una paz frágil. Hoy tenemos una situación comparable no solamente en Israel sino en muchos países del Oriente Medio y África”. Por eso, “no habrá referencias a ningún país en concreto, todos estarán representados, y el vestuario será moderno al principio, pero hará referencias a la historia al final”, con 34 actores y bailarines en escena y una orquesta de 12 músicos